Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

PUNTO DE LIBRO - Crecimiento Personal
VOLVER A PUNTO DE LIBRO
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Comentarios: Emmain
Coordinación:Asun Lopez

Pide y se te dará.

Cuaderno de trabajo. Pide y se te dará.

  No me duelen prendas en manifestar que este libro de los Hicks es el que me ha proporcionado mayor enriquecimiento personal durante los últimos meses. Larecomendación de su lectura partió de la Sra. Montse, la decana de la librería. Por ello y por otras cosas le estoy agradecida. El libro Pide y se te dará se resume, como reza en la portada,en cinco palabras que contienen un gran desafío:  ‘‘aprende a manifestar tus deseos’’.

 

La tarea que insinúan es absolutamente revolucionaria porque choca con las bases de la educación infantil, primero, y la realidad cotidiana del adulto, después. La sensación de que nuestra capacidad de conseguir las cosas es limitadísima puede llevarnos a descubrir que no sabemos qué deseamos realmente y ahí empieza una espiral de reflexión que puede cambiarnos la vida. Obviamente no estoy hablando de deseos inmediatos y banales, como los que se le podrían pedir a un hada madrina hollywoodiense, tipo recuperar la talla 38 o poseer el coche más fastuoso de una determinada marca. Cuando nos planteamos qué deseamos debemos hacerlo de una manera pausada y profunda, escarbar en el baúl de lo que quedaba escondido por una relativa infelicidad, una soportable insatisfacción.

Salirse de los tópicos y valorar si lo que vivimos es sabia aceptación, amarga resignación o satisfacción plena, es una tarea imprescindible, a realizar por todos y más de una vez en la vida.

Los Hicks se presentan como portadores del mensaje de Abraham, su guía espiritual. Es Esther quien recibe directamente los mensajes de esta entidad inmaterial, sabia y generosa, a través de lo que llaman experiencias ‘‘clariauditivas’’. La falta de experiencias cercanas similares y la clásica hipertrofia de la racionalidad hacen del apartado en el que reivindican a Abraham el menos interesante para mí. Y aunque, claro está, se necesita cierto valor para justificar la profundidad de lo que sigue en una experiencia de canalización, los Hicks podrían habérselo reservado. Así que podemos también aceptar que simplemente lo escriben en justo reconocimiento de la autoría real de tanto saber.

Lo que hace de este libro un documento de trabajo excepcional es lo que discurre y se aprende y se reconoce a partir de la página 35 hasta la 158. Si bien la Ley de la Atracción está empezando a ser sobradamente publicitada, el enfoque dado por los Hicks resulta, en mi opinión, especialmente valioso. El uso de las palabras y las metáforas para comprender esta subversiva invitación a la esperanza es la más acertada que he podido encontrar hasta el momento. Carece de sensacionalismos, del tono eufórico de teletienda de madrugada, que otros difusores de la Ley de la Atracción usan para propagar su mensaje.

El tono con el que nos guían los autores de este libro es directo, personal, pero ascendente. Como los buenos instructores, te toman de la mano para que tras permanecer en su compañía salga a la luz una versión mejorada de ti mismo.

Los medios usados para esta transformación son muchos de los elementos clásicos de lo que se llama la Nueva Era, la espiritualidad que remite al universo, la luz, la energía y la disponibilidad infinita de grandes dones que todos merecemos. Pero todo eso está enriquecido con no pocos conocimientos sobre el manejo de las emociones. Las ideas falsas y los envites sentimentales pueden arrastrarnos mientras no tomamos las riendas.

Esther y James (y Abraham) avisan de algo que puede dar cuenta de la enorme seguridad con la que plantean su pensamiento: ‘‘Si no percibes el universo como una fuente infinita de dones a la espera de cumplir con tus deseos es porque no estás en disposición de recibirlos’’.

Es inquietante lanzarse a la piscina de los Hicks porque van sugiriendo que abras aspectos emocionales muy relevantes y muchas veces cargados de conflicto. También promueven la reapertura de contactos espirituales a veces olvidados entre tanto ajetreo y escepticismo. Sin duda alguna, si uno se pone de manos a la obra con los Hicks, tras un tiempo cualquiera podrá reconocer su trasformación. Sí, cualquier deseo podrá hacerse realidad… pero el precio que se paga es el trabajo personal, un peaje que las mentes inmaduras no están preparadas para abonar.

El best seller de los Hicks es un éxito de ventas allá donde se ha publicado, lo que ha provocado esta gran acogida ha sido la recomendación entre los lectores, lo que se llama ‘‘el boca oreja’’. Aunque entre sus padrinos más ilustres estén verdaderas estrellas de la New Age, Louise L. Hay y Wayne W. Dyer, o Jack Canfield, la extensión del mensaje sobre la validez del libro ha sido hecha desde el apasionamiento de personas anónimas. Buscadores que quieren lo mejor para sus allegados y que desde 2005 aparecen por la librería real y virtual pidiendo sus ejemplares.

El libro es una herramienta extraordinaria para operar ese cambio de perspectiva que a veces se nos hace tan necesario; otras simplemente deseable. Pero en 2006 salió la edición castellana del Cuaderno de trabajo que es una verdadera hoja de ruta para mejorar nuestro punto de atracción. Si en un primer momento hay que trabajar con las neuronas y las emociones, en este cuaderno debemos arremangarnos la camisa porque los 22 procesos que nos desgrana son actuación pura y dura. Las excusas de supuestas dificultades para captar el mensaje en su profundidad caen aquí como sacos de plomo. Las instrucciones son precisas y concretas, así que demuéstrate a ti mismo que deseas lo que deseas y despójate ya del tono lastimero que argumenta que la felicidad es cosa de otros.


 

   
Pide y se te dará
.Esther y Jerry Hicks.
Urano.

Cuaderno de Trabajo.
Pide y se te dará.
Esther y Jerry Hicks.
Urano.

Ver índice de Crecimiento Personal
Ver índice de la sección Punto de Libro