Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

SABER MÁS - Artes Adivinatorias
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
LA BOLA DE CRISTAL

  LA MAGIA DE LA BOLA DE CRISTAL

  Todas las grandes tradiciones nos hablan de unos tiempos pasados y su encuentro con la magia y cuyos orígenes se pierden en las primeras manifestaciones del ser humano como tal. Aunque cabría la pregunta si los animales irracionales tienen también sus creencias en las fuerzas del más allá, o simplemente en las energías ocultas de la madre tierra.

Estando los acontecimientos subordinados al paso del tiempo y  dándose la circunstancia de la repetición de los mismos en los ciclos de la naturaleza, fenómeno ya observado por el hombre, llega éste a la conclusión de que en determinadas épocas la tierra se modifica en función de las posiciones de los astros, y de que las estaciones del año son repetitivas, y que a ciertas señales corresponden determinadas consecuencias. Es decir que la señal, el signo, más tarde será el símbolo, son los productores de hechos. No es de extrañar por tanto que la adivinación, el conocimiento del futuro, haya sido siempre motivo de profundos estudios e inquietudes.

Las preguntas han sido contestadas por infinidad de sistemas que a miles de años vista algunos todavía se emplean, dándose cita en la magia analógica, mimética, transferencial y otras, en las que no podía faltar la impronta de las artes como medio de expresión oculta, tras las cuales se encontraban las enseñanzas repetidas más adelante en la simbología. Y citamos esto último, porque como veremos, en la utilización de la bola de cristal el símbolo tiene unos valores importantísimos.

Hemos citado la bola, la famosa y antiquísima bola de cristal, cuyo origen se remonta a la interpretación subconsciente de imágenes, símbolos y escenas, producidas por la contemplación de la superficie del agua. Ya fuera esta contemplación en la superficie de un tranquilo lago, o en el simple y a la par complicado movimiento de las olas. El agua es el elemento mágico por excelencia incapaz de absorber energías negativas. Maldecir agua es imposible. Cargarla de energía positiva proporciona buenas vibraciones y resulta facilísimo. De ahí que la bola de cristal, representación de la esfera líquida entre otras cosas, no pueda ser utilizada por el mago negro o brujo, para proyectar influjos maléficos.

El rechazo de la pulida superficie del espejo, del cristal de la bola, o del líquido elemento es total, de forma y manera que lo ‘‘malo’’, vuelve precisamente por lo que se denomina ‘‘efecto de espejo’’ a incidir sobre el propio oficiante que ha de intentar algo negativo tendría que utilizar la bola negra o el espejo oscuro. ¡Apártese amigo mío de estos elementos! Vale más que pague la consulta y olvide al sujeto que los utiliza.

De entrada le diré que en la bola de cristal no aparecen imágenes como si ésta fuera la pantalla de un televisor; en muy raras ocasiones han sido fotografiadas y cuando lo han sido de una forma difusa e inconcreta de difícil interpretación no han sido otra cosa sino simples proyecciones de energía psíquica o ectoplasma del propio vidente como también puede ocurrir en una sesión espiritista.


 

LA PREPARACIÓN DE LA BOLA DE CRISTAL

Por el contexto y la forma de Bola de Cristal representa varios conceptos: el propio universo, la tierra, el plano astral, la propia alma o centro de todo lo creado. Su material tiene que ser de cristal puro y transparente, sin ninguna estría o cualquier defecto que rompa la armonía de su conjunto. Resumiendo, cristal de muy buena calidad como puede ser por citar algunos: cristal de Bohemia, checoslovaco, veneciano, etc. y preferentemente cristal de roca, esto es, cuarzo, aunque algunos especialistas indican la bola de cuarzo como instrumento especial para la conexión con el plano astral, lo citamos solamente como orientación especial.

La Bola de Cristal debe situarse sobre un soporte especialmente diseñado para tal fin llamado peana, pudiendo ser de metal o de madera; o también puede sostenerse sobre las palmas de las manos del operador. ¡Atención! La bola sólo debe ser tocada por el operador, ya hablaremos más delante de su preparación, tanto de la bola, como del vidente.

También puede ser colocada directamente sobre un paño de color negro que no produzca reflejos, es decir, tela mate a ser posible y preferentemente de fibras naturales. Las artificiales suelen llevar cargas electrostáticas que pueden interferir el magnetismo natural.

La Bola debe guardarse envuelta en un paño de seda de color negro y en una pequeña arca. Repetimos, no tiene que ser tocada por nadie más que por el operador o vidente, como quiera llamarle. El conjunto debe situarse en un lugar escondido procurando que no le dé la luz. El paño negro recibe el nombre de lamen y debe tener dibujados o bordados en oro los signos de Piscis, Leo, Géminis y Tauro. Esto es: Agua, Fuego, Aire y Tierra, los cuatro elementos o potestades de la naturaleza. El lamen tiene que ser cuadrado y la bola debe situarse en el centro, iluminado el conjunto con una luz suave, tenue, por ejemplo, luz eléctrica muy débil o la luz de una vela. No debe nunca ser expuesta a la luz solar y el lamen no tiene que ser lavado; cuando esté sucio o muy viejo hay que quemarlo y hacer otro nuevo. Tenga presente que tanto la bola como el lamen se van impregnando del magnetismo de usted.

El consultante es una entidad totalmente aparte que acude a esta unidad para buscar una respuesta, consejo, orientación o cualquier otro tipo de información, pero que se halla como tal consultante fuera de la unidad que forman los tres elementos que antes citábamos. El lugar donde usted opere tiene que ser tranquilo, cómodo y con un ligero aroma de incienso, tan ligero que prácticamente se adivine, pues los olores fuertes distorsionan siempre el ambiente y como vibraciones que son, alteran las vibraciones armónicas y positivas que en la práctica son las que nos interesan.


 

OPERADOR O VIDENTE

Antes de utilizar la Bola es conveniente que el operador realice durante siete días una purificación de sí mismo: abstinencia de bebidas alcohólicas o excitantes. Como pueden ser el té y el café, es muy útil leer libros santos y rezar oraciones de la religión que usted practique. Medite sobre temas elevados. Abstinencia de tecnología audiovisual, radio y TV. Mantenga una estricta limpieza corporal y esté en contacto con la naturaleza tanto como le sea posible. Durante estos días es conveniente asimismo mantener la bola en contacto con uno mismo tanto como sea posible, por ejemplo durmiendo con ella. De esta forma se va impregnando con su aura.


 

EL LAMEN (Paño negro)

La tela del lamen tiene que ser de seda evitando en lo posible los brillos que puedan interferir la transparencia de la bola. Una vez se han bordado o dibujado los cuatro signos astrológicos que hemos mencionado anteriormente, procederemos a situarlo extendido con cuatro velas blancos a su entorno. A partir de este momento ya no puede ser manipulado por nadie más. Después de encender las velas mantendremos la habitación a oscuras y previa relajación o toma de contacto consigo mismo leeremos la siguiente oración manteniendo las palmas de nuestras manos encima del lamen, sin tocarlo.

¡Oh espíritus de la tierra!
¡Os conjuro para que a partir de ahora y por el signo que representáis, guardéis vuestros influjos que debidamente guiados protejan la bola de cristal que sobre este lamen será colocada. Elementales de la tierra, dejad clavadas vuestras energías protectoras. Que así sea!

El mismo conjuro se repetirá dirigido a los espíritus del Agua, del Aire y del Fuego, por este orden y separadamente.

Una vez apagadas las velas, sin soplar sobre ellas, se procede a doblar el lamen en cuatro pliegues y guardarlo en el arca o caja en donde después del ritual de la bola que explicaremos a continuación, será guardada la misma envuelta en el Lamen hasta después del ceremonial. Durante siete días el lamen estará guardado en el arca. Resumiendo, siete días de purificación personal manteniendo contacto con la bola. Después siete días procediendo a quemar incienso en las cuatro esquinas de la habitación donde vayamos a operar (es muy conveniente no cambiar la bola ni el lamen de habitación).

Dejaremos un recipiente con agua durante siete noches al aire libre; durante el día el recipiente y contenido serán guardados en un lugar oscuro, de esta sencilla manera el agua se carga de energía positiva. También se puede utilizar la denominada agua lustral que no es otra cosa sino rocío recogido al amanecer con algodón y escurrido en una taza de loza o de cristal, a la que se introduce en el agua un pedazo de carbón vegetal ardiendo y se retira rápidamente. Con cualesquiera de esta agua procédase a bendecir las esquinas de la habitación y el lamen. La bola aún no interviene en estas operaciones.

Habrán transcurrido por lo tanto catorce días. Ahora es el momento de proceder a magnetizar la bola efectuando en primer lugar pases en sentido de las agujas del reloj con la mano derecha durante unos minutos y después lo mismo pero en sentido inverso con la mano izquierda, sin tocar la bola y visualizando que le estamos transmitiendo nuestra energía. Recuerde que anteriormente la bola ha permanecido ya en contacto con nosotros, ahora lo que hacemos es reforzar, imprimir, nuestra bio-energía sobre ella para conseguir así un mejor contacto. Muchos autores, mejor diríamos experimentadores, recomiendan ‘‘hablar’’ a la bola como si ésta se tratara de un ser vivo, al mismo tiempo que se la va acariciando, puede usted imaginar, por ejemplo, que se trata de un animal doméstico.

Lo importante es transmitir amor aparte de la energía. Esta operación tendrá una duración de siete días más. Por lo tanto en las tres operaciones habremos invertido un total de veintiún días. Recuerde otra vez 21=2+1=3, de nuevo aparece el número mágico de la trinidad. Mientras se procede a la magnetización de la bola sitúe a sus espaldas una vela de color negro que dará luz mientras duren los pases magnéticos, después apáguela con un suave soplido y ya puede proceder a guardar la bola, pasados los siete días últimos mencionados, envuelta en el lamen dentro de la caja o arquilla que haya destinado para tal menester manteniendo el conjunto alejado de la luz diurna. Y ahora debe esperar otros siete días, después de los cuales ya puede abrir la caja, sacar la bola envuelta en el lamen y en la habitación debidamente preparada, y siempre con poca luz, ya puede extender el paño y colocar la bola en su centro ya sea directamente, sobre soporte o sobre sus propias manos que son las únicas que la pueden tocar; tampoco es conveniente que la enseñe como objeto curioso.


OPERACIÓN ADICIONAL. TRANSMISIÓN DEL PODER


No es absolutamente necesaria, pero la citamos únicamente como efecto potenciador de energías. Se coloca la bola sobre el lamen y se encienden cuatro velas en torno al mismo que tienen que ser prendidas tal como indica el dibujo, esto es del 1 al 4 después de lo cual se recitará esta oración que como podrá observar el oficiante es muy parecida a la de la consagración del lamen, únicamente que ahora se refiere a la bola.

¡Oh espíritus de la Tierra, del Agua, del Aire, del Fuego!
¡Os conjuro para que a partir de ahora, y por vuestros símbolos, guardéis los influjos que debidamente guiados por el todo protejan esta bola de cristal sobre el lamen colocada. Para que así sea utilizada para bien y consejo de quien acuda ante ella. Que así sea mientras yo viva!

Mientras vamos recitando la oración debemos salpicar con el agua lustral o agua magnetizada o si lo prefiere bendita, la bola de cristal. Esta operación así como el recitado de la oración es suficiente hacerlo una sola vez, antes de la primera utilización.

Es conveniente que en la habitación así como en los ropajes y persona del vidente no esté situado ningún símbolo, talismán o amuleto ya que las posibles cargas energéticas podrían alterar el ambiente; también hay que tener en cuenta no utilizar pulseras, anillos ni joyas durante la experimentación.

 

INDICACIONES

El vidente debe proceder a unos instantes de silencio cuando tenga enfrente a la persona consultante; ésta deberá colocar sus manos ligeramente apoyadas sobre la mesa. Después se procederá a una breve conversación orientativa y acto seguido, y con la mano izquierda se sacará el lamen que cubría la Bola que debe ser tapada inmediatamente después de cada sesión; al final de la jornada recuerde que debe ser envuelta con el lamen y guardada en la forma descrita.

El vidente procede una vez ha establecido el rápido contacto verbal con el consultante a concentrar su mirada, fija, sin pestañear, en el centro de la bola, como si quisiera atravesarla y permanecerá así hasta que empiece a formarse en su interior como una especie de tenue neblina adivinándose en ella figuras, símbolos, escenas, etc.

Todo cuanto aparece en la parte superior de la bola hace referencia a lo afirmativo; si la visión es en la parte baja de la bola representa la negación; imágenes a la derecha hacen referencia al futuro y si son a la izquierda, al pasado. Esto se considera como una orientación general que viene complementada por las imágenes del centro, que son las que hacen referencia al presente. Como añadido a las posiciones en el interior de la bola cabe decir que la parte izquierda hace referencia a lo espiritual, mientras que la derecha corresponde a lo material.

Generalmente al poco tiempo de fijar la vista en la bola suelen aparecer determinadas coloraciones más o menos intensas en forma de neblinas. Si éstas son de color verde significan ilusiones pasajeras que en general se van a cumplir; es un color de buen presagio. El color rojo significa hechos negativos para el consultante, es el color anuncio de peligros y disgustos. El peor color es el negro ya que significa anuncio de muerte o de circunstancias muy desfavorables. Como contrapartida tenemos la coloración blanquecina signo de felicidad, y para algunos videntes también es anuncio de boda. Atención al color anaranjado porque es anuncio de traición, y finalmente indicamos el color azul como presagio de equilibrio, serenidad y en caso de enfermedad, pronta curación de la misma.

Ahora pasaremos a dar un breve repaso a la interpretación de imágenes algunas de ellas arquetípicas, mientras que otras vienen a establecer un acuerdo entre el subconsciente del adivino y el consultante a través de la bola.


 

INTERPRETACIONES

Abismo: Cambio muy negativo, posible trastorno mental. Trampa.
Abeja: Beneficios, prosperidad.
Agua: Abundancia, fertilidad si la visión es de agua clara y limpia, si es turbia: peligros. Signo de próxima enfermedad.
Alas: Posible ayuda para el consultante. Si las alas van unidas a un pájaro representan libertad de acción. Salida del problema.
Árbol: Honores, bienestar, amistad. Si el árbol aparece con ramas cortadas o rotas la interpretación es distinta: enfermedades.
Balanza: El consultante tendrá que rendir cuentas o justificarlas.
Bastón: Dominio y poder. Significa enfermedad si se apoya en él.
Barco: Llegada sorprendente de dinero por algún medio inesperado.
Boca: Murmuraciones o mentiras que van a incidir sobre el consultante.
Comer: Indicación de bienestar y triunfo ante circunstancias difíciles.
Copa: Significa gestación y cambios tendentes a mejorar la situación.
Cuadro: Honores y distinciones que elevarán socialmente al consultante.
Casa: Si la visión es nítida y la casa se halla entera es signo de bienestar, pero si aparece parcialmente rota es de mal presagio.
Dedo: Es signo de advertencia. También se interpreta como si alguien nos quisiera mal.
Difunto: Si es conocido o es el consultante, significa larga vida.
Dinero: Engaño para quien lo maneja, pero si se encuentra: suerte.
Dado: Posible cambio debido al azar, es también aviso de precaución.
Estrella: Simboliza la fortuna y el éxito, así como la llegada de buenas noticias.
Estatua: Es signo de mal augurio ya que lleva tristeza y soledad.
Espada: Ruptura. También situación de defensa ante la vida.
Fantasma: Su imagen es portadora de consolación y bienestar.
Flechas: Unión inesperada y rápida pero que puede ser de corta duración.
Flores: Son siempre signo de alegría y de celebraciones venturosas.
Fuego: Si es pequeño: amistad; si es grande: amor, pasión y alegría.
Gato: Existencia de un ladrón o de pérdida de bienes del tipo que sean.
Guitarra: Recuerdos que volverán produciendo sensación de abandono.
Gafas: En general poca visión física o espiritual. Precisa ayuda.
Guerra: Persecución, manifestación de temor, conflictos internos.
Hacha: Imagen muy negativa ya que indica desastre o fuerte accidente.
Hombre: Si la consultante es mujer, significa habladurías; si es hombre, alegría.
Hucha: Ahorro, recomendación del mismo ya sea en conocimientos como en dinero.
Huerto: Peligro, a no ser que se identifique el consultante como sujeto que lo trabaja.
Iglesia: Meditación y recogimiento antes de empezar a tomar decisiones.
Insectos: Si son deformes son signo de dinero en abundancia.
Isla: Aislamiento, abandono. Situación angustiosa. Precisa evasión.
Jorobado: Si el consultante es hombre, significa buenos augurios, felicidad; pero si es mujer, desgracias.
Lengua: Indiscreciones que causan graves perjuicios.
Lotería: Fortuna y triunfo que aparecen sin ningún esfuerzo.
Manos: Representan la llegada de ayuda. Solución de todos los problemas.
Maleta: Signo de abundancia, pero que conlleva temor a perderla.
Montaña: Viajes, desplazamientos más o menos lejanos, según las otras visiones que le acompañen.
Nudo: Simboliza la unión ya sea sentimental o referente a negocios.
Nariz: Si está rota o cortada es de muy mal augurio; signo de muerte para enfermos.
Niños: Tanto pueden representar buenas como malas noticias, según sean guapos o feos.
Ojo: Éxito en los negocios y también tener que rendir cuentas.
Oreja: Descubrimiento de secretos y de indiscreciones perjudiciales.
Paraguas: Necesidad de protección ante circunstancias económicas o familiares.
Paquete: Preocupaciones de tipo familiar. En los negocios, buenas noticias.
Pirámide: Realización de aquello que se desea con entera satisfacción y beneficios.
Reloj: Necesidad de esperar la solución. Dar tiempo al tiempo.
Robot: Llegada de buenas noticias o existencia de éstas sin conocimiento inmediato.
Serpiente: Enemigos ocultos y escondidos muy cercanos al consultante.
Sierra: Labor realizada que conlleva buenos resultados y éxitos.
Televisor: Noticias inesperadas portadoras de alegría.
Tijeras: Indican siempre ruptura de relación de cualquier índole. Mal presagio general.
Tren: Victoria sobre otros competidores ya sea en el terreno material como en amor.
Vaso: Necesidad de esperar pacientemente un deseo.
Zapatos: Si son de mujer: suerte en el amor. Rotos: signo de pobreza.

 

CONCLUSIONES



●  Todo lo expuesto le servirá a usted de guía para iniciarse en la videncia y si sigue practicando asiduamente desarrollará unas facultades que se hallan en todos nosotros y que únicamente es necesario practicar para que afloren con mayor rapidez y riqueza. Utilícelas para el bien, siempre es más productivo en la vida espiritual.



●  La relación de imágenes que le hemos ofrecido en las interpretaciones anteriores sólo sirve como una pequeña, muy pequeña orientación. Las imágenes son múltiples y variadas, incontables como incontables son los sueños que tenemos cada noche, y que no recordamos.

●  La bola de cristal se convierte en una válvula de escape del subconsciente en donde se hallan todas las informaciones que se pueden barajar y ordenar en fracciones de tiempo y que nada tienen que ver con el tiempo material. Nos adentra en una dimensión distinta y puede situarnos con un poco de práctica en seres desarrollados en la videncia.



●  Los tamaños de las bolas acostumbran a ser aquellos que por sus dimensiones las hacen más manejables. El tamaño no influye en la visión. No espere resultados inmediatos, es cuestión de paciencia y fe.


imagen imagen imagen
imagen

 

imagen  

BOLA CRISTAL 6 CMS PEANA CRISTAL
Bola de Cristal para la videncia, magia y adivinación. Incluye peana de cristal. Es uno de los oráculos más antiguos de la historia de las artes adivinatorias que nace tras la observación de las aguas de los ríos.

GUIA PRACTICA DE LA BOLA DE CRISTAL
La Bola de cristal es una herencia del pasado, un testigo mudo de la evolución de los tiempos, un reflejo de una época diferente.

imagen imagen


Ver índice de esta sala
 
Ver índice general de SABER MÁS -