Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A GEMMA KNOWLES
Terapeuta, responsable de Canópolis, autora de Cocina sana para tu perro
Por Emmain

 

imagen

 

Gemma Knowles es una mujer resolutiva, práctica y ambiciosa. Ambiciona saber más cada día, hacer las cosas mejor, cuidar cada día más y mejor a los muchos animales que tienen la suerte de quedar bajo su amparo. No hace mucho visité Canópolis y entre las muchas cosas que me sorprendieron gratamente fue ver las cocinas donde se elaboraban decenas de kilos de alimento cada día. Me pareció un esfuerzo titánico cuando en tantos lugares apenas se les ofrece pienso. Los perros lucían felices y despreocupados. Ha sido fantástico que haya escrito un libro sobre sus hallazgos en la alimentación canina. Además es un libro muy ameno que se devora, casi literalmente. Con algunos aspectos controvertidos a lo largo de las páginas, no podemos dejar de admirar y agradecer los esfuerzos a esta guapa, generosa e innovadora mujer.

 

 

 

¿Cómo se define a sí misma Gemma Knowles? 
Me defino como amante de los animales que aprende junto a ellos sobre la vida, el amor, y la solidaridad. Estoy entregada de lleno a su causa para mejorar sus vidas, devolverles la salud, la dignidad, agradecida por poder compartir el camino junto a seres tan magníficos como especiales.



¿Puedes imaginar tu vida sin animales?
¿Tú qué crees? jajaja

 

Tu libro Cocina sana para tu perro vendría a ser una hoja de ruta para aquellos que quieren aprender a dar lo mejor para comer a su perro ¿verdad? 
Verdaderamente es una hoja de ruta, un camino. No es el único ni el mejor, tan solo el que he descubierto que le va mejor a mis perros, de momento.

 

 

»

‘‘Nuestro perro es un ser inteligente, intuitivo, dotado de sentidos muy desarrollados y con capacidades para las que aún no hay explicaciones científicas’’

 

 


¿Cúal ha sido tu objetivo principal?
Quería sobre todo animar a las personas a que dejen de alimentar a sus perros con comida industrial. Cualquier dieta natural bien pensada es mejor que lo que nos ofrecen las empresas. A la vez, quería compartir una parte del conocimiento que he adquirido en estos últimos veinte años para que puedan tomar decisiones bien informadas. Evidentemente se me ha quedado mucho en el tintero, pero creo que el lector recibe una buena base para alejarse de los piensos y empezar a alimentar a sus perros de una forma sana y natural.



imagenEn tu libro pones en cuestión la idoneidad de la dieta que convencionalmente se recomienda por los veterinarios. Pero un veterinario, Domingo Vida, prologa tu libro y andáis a la par. Y no es el único...
Veterinarios como Domingo Vida son el futuro. Aquellos que aún recomiendan pienso están en peligro de extinción si no evolucionan. Aquí, a lo mejor no es tan evidente, pero en EE.UU. y en Inglaterra la dieta natural es un movimiento imparable, como el uso de terapias naturales. Son muchos los veterinarios que se forman más allá de las universidades para incluir la nutrición y medicinas naturales en sus consultas y clínicas. En España seremos los particulares los que forzaremos el cambio de paradigma.

 

¿Tiramos del pienso para perros por comodidad, presión comercial, por ignorancia?
Todas estas razones y porque la mayoría de veterinarios aún sienten que es la dieta más saludable y equilibrada. Lo han aprendido así en las facultades de Veterinaria, y no saben más de lo que se les inculca en estas instituciones patrocinadas por las grandes casas de piensos y farmacéuticas. Para nosotros es todavía importante lo que nos recomienda nuestro veterinario de confianza. Les entregamos la responsabilidad de la salud de nuestros animales completamente, y ellos hacen lo mejor que saben.

 

Los piensos se venden como lo único bueno para perros, pero tú recoges estudios que demuestran lo contrario....
Además de haber experimentado lo contrario con mis animales en el refugio y en casa, he investigado desde el principio. Aunque hace veinte años había poca información y solo podía basarme en los libros de Diane Stein y Richard Pitcairn, ahora existe mucha literatura empírica y científica para poder apoyar mi experiencia y teorías. Mi salvación ha sido la revista Dog´s Naturally Magazine de Canadá, que publica investigaciones de veterinarios holísticos del mundo anglosajón. Ahora puedo citarlos y darle más peso a mis teorías.

 

Uno de los grandes problemas es la sobredosis de cereales que se añaden a los desperdicios de los desperdicios de los restos de carne para consumo humano. Hablas de un exceso de glucosa y cortisol en sangre...
Aunque existen casas de piensos que intentan hacer productos de mejor calidad, la mayoría aún utilizan subproductos: cáscaras, envolturas, huesos de mazorca, plumas, pezuñas, y lo que se barre del suelo de los mataderos. Figuran como fuente de proteína e hidrato de carbono en los paquetes, pero son ingredientes peligrosos para la salud de los animales. Aunque creo que un pequeño porcentaje de cereal en la dieta del perro es sano, el perro, como especie carnívora, no está físicamente desarrollado para asimilar grandes cantidades de hidratos de carbono y almidones, por lo que desarrolla todo tipo de enfermedades crónicas relacionadas: artrosis, tiroidismos, alergias, y otros procesos inflamatorios como el cáncer. El sistema del animal se descompensa a todos los niveles, y valores de glucosa y cortisol en sangre se pueden ver afectados y desencadenar una diabetes o el síndrome de Cushing en edades cada vez más tempranas.

 

Insistes en que los perros son fundamentalmente carnívoros...
Insisto porque lo son. Solo hay que mirar su boca, su dentadura, y su sistema digestivo. Pueden vivir a base de pan y agua, pero ¿cuánto tiempo? Y, ¿con qué calidad de salud? Lo siento por ese movimiento que intenta convertir a los perros y gatos en veganos o vegetarianos, porque no les hacen ningún favor a sus animales. Si acaso, solo se lavan su conciencia. Yo fui vegetariana durante muchos años, y probé la dieta vegetariana con mis perros en casa. Un problema hepático en una de mis perras me hizo recapacitar. Es difícil encajar este tema. La tortura de los animales de consumo no se puede ignorar, pero hacemos lo mejor que podemos. Cada uno que decida lo que dicta su conciencia, pero el perro es principalmente carnívoro. Si quieres que rebose de salud y sea longevo, a tu perro le darás principalmente carne para comer. Es mi punto de vista, nada más. imagen

 

Hablas de arte, no de ciencia. El arte de descubrir qué le va mejor a tu compañero...
Para nosotros cocinar es un arte, descubrir recetas, probar lo que nos gusta, lo que no, mezclar ingredientes, experimentar con especias... Alimentarnos nunca se ha tratado de una ciencia. Sin embargo, la industria alimentaria, para poder publicar valores nutricionales y aprobar análisis de sanidad, ha introducido la ciencia en nuestra comida, en la alimentación de animales de consumo, y más recientemente en la de animales de compañía. De aquí se ha difundido la idea de que los perros han de comer alimentos formulados científicamente, pero no es del todo cierto. Mientras tengamos unas bases nutricionales para los perros, podemos elaborar en casa una lista interminable de recetas deliciosas, variadas, sanas y frescas para que rebosen de salud y disfruten comiendo. Más allá, hay que tener en cuenta que cada perro es un mundo, por lo que no todos tienen las mismas necesidades o gustos y debemos descubrir cuáles son. Hay perros muy carnívoros, pero otros que se vuelven locos con la fruta. Hay perros glotones, esterilizados, jóvenes, mayores, activos, sedentarios, de raza, mestizos, enormes, súper-minis...

 

También hablas de evolución de cambio continuo...
Lo que yo les cocinaba a mis perros hace años es muy diferente a lo que les hago ahora, y sigo probando cosas nuevas. En realidad hago lo mismo conmigo misma. Yo comía de forma muy distinta a la de ahora. He pasado por etapas, como la vegetariana. La idea es mejorar desde una base, de probar, de ver qué le favorece a tu perro, cuáles son sus gustos, variar... adaptarse a su edad, a su estilo de vida. En la vida, lo único seguro es el cambio. Todo depende de nuestra capacidad para adaptarnos a éste y evolucionar.

 

… y de individualización de la dieta.
Tenemos la necesidad de imponer nuestro criterio sobre los demás, sobre todo si se trata de un ser como nuestro perro que parece depender de nosotros para todo. Hasta cierto punto ese criterio es necesario, pero no debemos pensar que nuestro perro no sabe nada. Es un ser inteligente, intuitivo, dotado de sentidos muy desarrollados y con capacidades para las que aún no hay explicaciones científicas. Es también necesario observar y aprender a escuchar a nuestros animales. Al fin y al cabo, ellos mantienen un lazo estrecho con la naturaleza. Nosotros lo hemos perdido. Podemos aprender de ellos si tan solo se lo permitimos. En cuanto a su comida, deberíamos darles la oportunidad de escoger qué alimentos prefieren dentro del margen de los saludables, claro. Hay razas que han perdido nociones nutricionales y comerán todo lo que pillen.

 

Rehabilitas los ajos como antibiótico natural en dosis moderadas.
¡Y tanto! Es uno de los alimentos más ricos e inmuno-estimuladores que existen para los perros. Pero por alguna razón extraña se ha colado el ajo en esa lista negra que corre por ahí de alimentos que pueden matar a los perros. Es, en mi opinión, una lista absurda. Casi todos los mencionados son alimentos que mis perros han comido a mansalva, incluido el chocolate. Estas leyendas urbanas están basadas en poca o nula información, o en estudios realizados en los que los perros se sometían vía intragástrica a cantidades impensables de concentrados de estos alimentos. Me da pena. No sé quién podría estar detrás de esta artimaña (aunque una veterinaria estadounidense apunta a la industria de los piensos), pero siento que muchos perros dejen de disfrutar de las numerosas propiedades del ajo por estar en esta lista. 

 

imagenTambién algunos huesos para ejercitar la dentición.
¡Otro de esos alimentos peligrosos! Efectivamente, los huesos son el cepillo de dientes ideal para los perros. Ahora sí, solo crudos, y solo recomiendo los de rodilla y caña de vaca. Los perros a los que se les permite roer son perros felices, con dentaduras envidiables, y un sistema óseo nutrido por calcio biodisponible. Los cánidos siempre han comido huesos de sus presas. Su sistema está diseñado con las enzimas y ácidos adecuados para digerirlos. Otra cosa es darles huesos cocidos a perros que solo comen pienso. Eso sí que puede ser peligroso. Ese animal no está acostumbrado, a lo mejor engulle, a lo mejor rompe el hueso y traga sin masticar adecuadamente. Quizás su sistema no reconozca el alimento y se descomponga. Lo mejor es iniciar al perro a roer huesos crudos poco a poco, y mejor desde cachorro si es posible.

 

Te honra reconocer que aún no has encontrado la dieta perfecta.
Creo que en la vida hay que ser humilde porque no sabemos muchas cosas. Algunos saben más, otros menos, pero todos en general sabemos muy poco. Es algo que te enseñan en las filosofías orientales. Es la primera lección del Taoísmo. Solo sé que no sé nada, es algo que intento recordarme a mí misma para no caer en el orgullo, y la falsa noción de que ya sé suficiente. Solo comparto lo que he aprendido hasta ahora. Es lo único que pretendo. Lo lanzo al universo para quien quiera escuchar o leer y beneficiarse, si cabe. La dieta perfecta no existe. Esto es algo que hay que reconocer. Solo podemos intentar hacer lo mejor que sabemos en cada momento, y mejorar en el tiempo y con la experiencia.

 

Aún así das unas pautas claras y fáciles para que los propietarios preparen alimentos adecuados, económicos y sabrosos...
He descubierto un método que gusta mucho a mis perros, y creo que podría ser algo intermedio en un panorama que plantea extremos: el método demi-cuit, casi crudo, semi hecho... como quieras. Se trata de saltear brevemente los alimentos, las verduras un poco más, la carne un poco menos, y añadir otros ingredientes como el huevo o el yogurt, especias, condimentos o suplementos nutricionales al final, mientras reposa el guiso. Es súper-rápido, y es súper-sabroso. Los ingredientes se mezclan de fábula, y cada uno cocinado al grado que permite conservar sus valores nutricionales. Yo digo que se asemeja a la dieta ancestral porque imita bien el proceso de comer una presa de 39ºC con vísceras rellenas de materia vegetal digerida (una especie de proceso de cocción), o una carcasa colgada o enterrada durante días. Pero bueno, es tan solo una propuesta más en un mundo en el empieza a haber muchas escuelas de pensamiento. Económico... si encuentras una carnicería de barrio, puedes obtener carne (vísceras) a precios muy accesibles. Además así se fomenta el pequeño comercio.imagen



Parte del éxito de las dietas ajustadas a cada perro es que hay un dueño amoroso que observa, planifica, cocina y atiende al animal con especial mimo, ¿no?
No sabemos bien lo que quiere decir cocinar a conciencia y con amor. Hemos olvidado algo importante en la alimentación. Una receta preparada así tiene algo más que buenos ingredientes y buen sabor... ¡¡lleva amor!! Ése es el mejor ingrediente. Los que hayan estudiado alguna medicina natural (Reiki, acupuntura, Flores de Bach) sabrán lo que digo. Aunque no lo veamos.


Su introducción, de una mono-dieta a una dieta natural, ¿tiene que ser progresiva?
El perro que solo come pienso tiene un sistema digestivo vago y debilitado, por lo que hay que introducir al animal progresivamente para que su organismo aprenda a digerir y asimilar la nueva dieta y la nueva información. El proceso puede durar de una a varias semanas. Lo dejo a criterio del dueño, que sabe mejor lo que puede hacer su perro. Aún así, si aparecen heces con mucosidad o diarrea, o algún vómito, si no persisten más de unos días, no hay por qué alarmarse. Es parte del proceso de adaptación.



Hablas varias veces de Marita Cassasola, que escribió un libro sobre acupuntura en animales. ¿Quién es ella para ti?
Marita es un referente para mí. Además de haber sido mi maestra de acupuntura, ha sido también mentora y consejera. Ahora tiene ochenta años, pero es una mujer admirable en todos los sentidos. Aprendiendo acupuntura y filosofía china en sus clases cambió mi modo de ver el mundo, de vivir con la naturaleza, y de relacionarme con los animales. Ella me introdujo a un mundo en el que la magia y los milagros existen y pueden formar parte de la vida cotidiana.



Explica al gran público qué es Canópolis.
Canópolis es un refugio de animales en los montes del Garraf, a las afueras de Barcelona... pero es mucho más. Es mi escuela, es mi maestro, y es lo que me anima a levantarme cada día. Ahí se me curan los dolores de cabeza, aunque más de alguno me ha dado también. 

 

¿Qué es lo más difícil de gestionar en un lugar como Canópolis?
Las personas y los animales agresivos. Las personas tenemos muchas inseguridades y los animales agresivos también. Intentar lidiar con esos miedos y mantener armonía son los mayores retos. El equilibrio es muy frágil y se experimenta en breves momentos.



¿Y lo más maravilloso?
Ver cómo el lugar en el que has trabajado tanto empieza a ser reconocido y valorado. Que a través de Canópolis podamos enseñarles a las personas sobre alimentación y terapias naturales, sobre el reencuentro de los humanos con los animales y la naturaleza, sobre la conexión entre todas las cosas... eso es maravilloso.

 

 

»

‘‘‘Para que un perro sea feliz debe ser «escuchado»’’



Comprando tu libro ayudan a un sueño que acaba de cumplir veinte años ¿verdad?
Correcto. Todos los ingresos que yo reciba por la venta del libro se destinarán a Canópolis y a los cuidados que reciben los animales del refugio. Es verdad que justo ahora cumplo veinte años subiendo a Canópolis y trabajando para mejorar este lugar. Es un bonito regalo tener el libro en mis manos, como recoger una buena cosecha.

 

¿Qué debe hacerse para acabar la vergüenza de que España lidere la tasa de abandono y maltrato animal?
Educar, concienciar. Podemos recoger muchos animales, mandarlos al extranjero, pero aquí tenemos que hacer una gran labor para erradicar la ignorancia que aún campa.

 

imagen¿Cuántas personas de tu equipo dominan la acupuntura? 
En este momento somos cuatro personas, que tenemos entre 6 y 12 años de experiencia. Otros dos miembros del equipo están realizando el curso de introducción que impartimos con Educanimals.


Montserrat Roca, de Fisioterapiagossos, está entre ellas, ¿no? 
Monste estudió acupuntura con nosotros el año pasado, sigue formándose en los seminarios de formación continua y seguramente la tendré como alumna el año que viene para el segundo nivel. Es una gran persona y fisioterapeuta, pronto será buena acupuntora también. Es una de las terapeutas del Instituto Trifolium y ofrece sesiones de hidroterapia en la piscina de nuestro centro.

 

Si te pido tres autores y libros fundamentales en tu vida, ¿me dirás el de La enzima prodigiosa
Hiromi Shynia cambió mi forma de comer, y la de mis perros, pero antes fueron los libros de Diane Stein: Natural Remedies for Dogs and Cats (que llegó a mis manos en 1996, y Animal Speak de Ted Andrews (2003) que por fín se ha traducido al castellano y se vende con el título de Animal Chamán. Este último cambió mi forma de relacionarme con los animales y la naturaleza para estar en una perpetua conversación con los otros seres con los que compartimos la vida.


¿Cómo te ves en veinte años? 
Yo creo, y espero, que igual. Trabajando por lo que me apasiona. Quizás con un poco más de tiempo para poder volver a pintar y hacer jardinería, otras dos pasiones.

 

Danos un consejo a las personas que amamos a los perros. 
Animaros a hacer el esfuerzo de cocinar para ellos, evitar revacunaciones, y minimizar los fármacos y químicos en su organismo y entorno. Pero sobre todo respetar la naturaleza de cada uno, y dejarnos guiar por su infinita sabiduría.

 

Danos otro consejo a los que los detestan.
Respeto la opinión de cada uno. Cada uno escoge cómo desea vivir. Solo siento lástima de que no puedan disfrutar de la compañía de animales que para mí son el amor incondicional personificado.

 

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas