Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A ALICIA GUZMÁN
Tarotista y artesana
Por Emmain

 

imagen

No había pasado un instante desde que fuimos presentadas y yo ya sabía que ella valía la pena como tarotista, como confidente, como intercesora para comprender las tribulaciones que desasosegaban y orientadora hacia sabias decisiones. Unos meses más tarde de ese primer encuentro sólo puedo decir que no sólo no defraudó mis expectativas sino que las superó con creces. Alicia Guzmán es una persona alegre, solar y a la vez profunda. Una persona con un punto de inocencia a la que le cuesta entender la deshonestidad y las injusticias. Cuando toma el tarot (siempre con todo respeto) sustituye su proverbial simpatía por una escucha activa y una rigurosidad profesional admirables; son los signos de que se ha convertido en canal de lo que el viejo y maravilloso simbolismo del tarot tiene guardado para nosotros. Karma se felicita por contar con esta compañera tan brillante, honesta y cálida.

 

¿Cómo llegaste al tarot?
El tarot siempre me llamó la atención, es algo de siempre. Supongo que cuando estuve preparada para comprenderlo pude empezar a estudiarlo y sigo haciéndolo. Nunca se sabe lo suficiente de Tarot. Empecé con el tarot egipcio. Luego llegó el Rider Waite, y ahora mismo estoy muy interesada también en el tarot de Marsella, el reconstruido por Camoin y Jodorowsky. Al psicomago chileno lo adoro, me parece un gran sabio, alguien de quien merece la pena empaparse.

¿Cuándo comprendiste que podías ayudar a la gente a través del tarot?
Me di cuenta de que a través de las cartas podía ayudar a personas cercanas a encontrar una solución a sus problemas, ya que cada arcano es una llave que abre una respuesta en nuestro inconsciente. Mis lecturas no son predictivas ni te hablan de algo que no esté dentro de ti. Partimos de la base de que por algún motivo algo que tenemos muy dentro de nosotros, muy a nivel inconsciente, o que justamente está tan cerca que ni vemos, puede revelarse claramente mediante una tirada de tarot. Con esos ‘‘misterios’’ desvelados estamos más cerca de tomar sabias decisiones y liberarnos de dudas grandes o pequeñas que nos atenazan.


¿Qué uso haces de las cartas?
Como ya te apuntaba antes, hago un uso orientativo y reflexivo, dándole al cliente un panorama del momento presente para así poder llegar a una reflexión, una manera más clara de resolver un problema. 


¿Qué no pueden esperar que hagas los clientes, por mucho que te lo pidan?
Nunca haría nada negativo, ni trabajos de magia negra, ni nada que pueda condicionar la decisión del cliente. Cuando estoy en consulta dejo atrás mis opiniones personales, mis preferencias. Yo soy simplemente un puente entre el consultante y su fuero interno, que necesita de las cartas para ser más libre. Nunca se trata de tomar las decisiones por el otro, se trata de que tenga más claras sus opciones y de que descubra por qué le cuesta tanto una cosa u otra que cree desear. Yo no diré nada que no vea, no busco complacer a nadie usando las cartas como forma de engaño. Creo que la honestidad es la única vía para que ese legado medieval que ha recorrido el planeta y ha sobrevivido a todo sea verdaderamente un oráculo.


¿Qué principios éticos hay que respetar cuando te pones al servicio de un consultante?
La privacidad, la compresión y la empatía. Par mí la ética es inviolable por dos motivos. Uno es educacional y moral: sólo en la honestidad hay un camino recto. Pero es que además creo que si usas inapropiadamente el tarot él calla y deja de contarte la verdad de las cosas. En ese sentido no me cuesta nada ser exquisita respetando la confidencialidad, la empatía y la sinceridad.imagen

¿Qué no puedes pedirle al tarot?
No puedo pedirle fechas exactas, milagros, ni que tome decisiones por el consultante, ya que el tarot nos da probabilidades de lo que podría pasar pero el consultante es el hacedor de su destino mediante sus actos y decisiones; no olvidemos que la vida es cambio permanente. Los cambios son algunos sobrevenidos y otros fruto de decisiones propias en busca de la felicidad. El tarot es un camino para alcanzar la verdad de una vida más plena.



Usas dos barajas. ¿Por qué? ¿El tarot egipcio y el Rider Waite sirven para personas, consultas, momentos diferentes? 
El egipcio lo uso para una tirada general, y para preguntas concretas, los arcanos mayores del mismo. Y el Rider Waite para definir mejor un tema, ya sea de amor, trabajo, etc.

¿Qué tipo de persona viene a consultar?
De todo tipo, sexo y edad.


¿Hay un prototipo o hay de todo?
Hay de todo. Insisto. Igual todos tenemos en la cabeza una mujer de mediana edad que ha perdido una confidente o que no confía suficiente en ella. Pero afortunadamente llegan a consulta personas muy distintas en edad, en estatus socioeconómico, en patrimonio cultural y perfil profesional. Igual varía la frecuencia de las consultas. Unos vienen más puntualmente, cuando están ya agobiados y no saben por dónde salir, y otros más periódicamente, buscando un acompañamiento más continuado.


¿Siguen triunfando los viejos temas de salud, dinero y amor?
No. Trabajo, infidelidad y amor.

Los hombres, ¿es verdad que vienen más por el tema del amor?
No, vienen mucho por trabajo. La situación actual de inseguridad laboral y crisis hace que muchos se sientan inseguros sobre su posición en la empresa o la continuidad de la misma. También vienen por intentar recuperar a su pareja. En lo sentimental ocurre que en la consulta se permiten ser sinceros sobre lo que sienten por alguien que tal vez no vuelva más a sus vidas y a quien no supieron escuchar y cuidar antes de la ruptura. A veces las cartas aconsejan pasar página si no se está dispuesto a realizar ciertos cambios. En otras ocasiones son los cambios los que propician directamente un reencuentro.

»

‘‘El tarotista es una fusión de traductor y consejero.’’


¿Cómo manejas dar las ‘‘malas noticias’’?
¿Sinceramente? Yo no doy malas noticias, no quiero condicionar a las personas. Sólo les doy una guía y posibilidades de lo que puede pasar. Tampoco doy ‘‘buenas noticias’’; lo que hago es transmitir las orientaciones que apunta el tarot. Me haces pensar en un cuento chino muy conocido que Jorge Bucay y Álex Rovira han recogido en libros suyos: ‘‘Había una vez un hombre que vivía con su hijo en una granja. Se dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo que era su bien más preciado. Un día el caballo se escapó. El vecino que vio la fuga le dijo: ‘‘Tu caballo se escapó, ¿qué harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!’’ El hombre lo miró y le dijo ‘‘¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe’’. Pasó algún tiempo y el caballo volvió a la granja con su nueva manada, en total diez caballos salvajes con los que se había unido. El vecino al observar esto, otra vez llamó al hombre y le dijo: ‘‘No sólo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más, podrás vender y criar. ¡Qué buena suerte has tenido!’’ El hombre lo miró y le dijo: ‘‘¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe’’. Más adelante, el hijo del granjero cayó de su montura. Otra vez el vecino fue a decirle: ‘‘¡Qué mala suerte has tenido! Tu hijo se rompió la pierna y no podrá ayudarte, tú eres ya viejo y sin su ayuda lo tendrás muy mal para tirar adelante.’’ El hombre, otra vez lo miró y dijo: ‘‘¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe’’. Pasó el tiempo y en ese país estalló la guerra con el país vecino. Por ello el ejército iba por el territorio reclutando a los jóvenes para llevarlos al campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al de nuestro hombre se le declaró no apto por estar imposibilitado. Nuevamente el vecino corrió diciendo: ‘‘Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota. ¡Qué buena suerte has tenido!’’ Otra vez el hombre lo miró diciendo: ‘‘¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe’’.imagen


¿Cuál es la actitud que debe tener un consultante?

Venir predispuesto y abierto a tener una charla agradable y profunda a la vez. Valoro enormemente cada instante, cada momento. Pasar consulta es una de las mejores maneras de captar la plenitud de la vida y eso es mucho más fácil con alguien que también quiera trabajarse y descubrir.



¿Es cierto que las personas conservamos siempre nuestro libre albedrío y que el tarot no debe sustituir nuestras decisiones?
Claro que sí. El tarot es sólo una guía orientativa y reflexiva.

¿El tarotista es un traductor o un consejero?
Es una fusión de las dos cosas. Las cartas nos hablan y vamos leyéndole al consultante el camino o la vía del tarot.

imagen

¿Vale la pena consultar al tarot si uno no está dispuesto a reflexionar sobre su vida y sus actos?
No, sería un tiempo perdido para los dos. Como ya he dicho no trabajo como sustituta de la capacidad de decisión del otro. Las cartas no pueden tomar el lugar de un adulto responsable que ha sido concebido por el universo como un adulto libre. Yo expongo los que dicen ante preguntas más o menos concretas y en un trabajo conjunto vemos si lo que dicen ‘‘las chivatas’’ encaja con la inquietud del consultante. Si alguien está preparado para afrontar la verdad el tarot siempre está preparado para contarla. Luego está lo que para esa persona signifique emocionalmente.

¿Qué tanto hay de mágico y qué tanto hay de intuitivo en las lecturas?
Yo creo que es un poco y un poco, cada carta tiene una magia y un secreto para darnos. Y lo demás es intuición. Claro que la práctica ayuda mucho a desarrollar la intuición. Una amiga me ha contado que ciertas personas especialmente intuitivas tienen el hemisferio derecho más activo en el lugar donde se ubicaría la capacidad para filtrar información. Supongo que es como un músculo: si lo ejercitas puede llegar a hipertrofiarse. Yo trato de no interrumpir la energía que me fluye y agradecer cada día lo que el tarot y la confianza de las personas me ofrecen.


¿Cada cuánto puede hacerse una consulta?
Cada vez que la persona lo necesite. Si se quiere consultar por algo distinto de lo que se ha consultado un día puede volverse al día siguiente, pero si se ha consultado sobre un tema habrá que tomar decisiones y emprender acciones relacionadas con el nudo desatado por las cartas antes de volver a consultar. Si consultas por un tema X y te muestras totalmente pasivo con ese tema muy probablemente las cartas al día siguiente no te digan nada nuevo. Si acaso, que estás paralizado.



¿Qué tipo de relación se establece con el cliente fijo?
Una relación de confidencia. Nada más y nada menos. Yo no aspiro a ser importante para el cliente, sólo el tarot y sus preocupaciones son importantes. Mi lugar es estar en un segundo plano e inspirar confianza para poder llegar a la profundidad necesaria para la resolución de problemas en el momento o después de la consulta. No es sólo el tiempo que estamos compartiendo, es el trabajo posterior. Es muy frecuente que las palabras que inspira el tarot cobren sentido una vez en casa o incluso en días posteriores. Los mecanismos de defensa del ser humano para negar algunas cosas desaparecen cuando hay verdadera voluntad de saber, cuando se da un paso adelante para resolver bloqueos. Entonces allí está el tarot (y yo a su servicio) para ayudar a los valientes.

 

»

‘‘Ser feliz es una elección y yo la elijo cada día.’’



¿Puedes contarnos alguna consulta especialmente sorprendente o emotiva?
No, lo lamento, respeto la privacidad de mis clientes. Siempre hay un componente emocional en las visitas, descubrir verdades sobre uno mismo y sobre lo que importa acostumbra a ser conmovedor.


¿Cuál ha sido la pregunta más divertida que te han hecho para el tarot?imagen
Sigo manteniendo la privacidad. Tienes que disculparme, no quiero reflejar nada que pueda leer un cliente mío y que para esa persona haya sido una consulta muy seria y una vez desvelada ambos nos hayamos divertido. Lo que se trabaja en consulta se queda en la consulta, perdóname. Entre esas cuatro paredes pasan cosas tristes, alegres, sorprendentes, maravillosas, decepcionantes, es un reflejo de la vida misma. Lo que sí es maravilloso es descubrir el agradecimiento sincero, cuando te dicen ‘‘Me has ayudado mucho, ahora lo tengo todo más claro’’, o ‘‘Yo nunca hubiera podido verlo así sola…’’. Son muchos los comentarios que me gratifican y me animan a trabajar de esta manera, honesta, sincera y evolutivamente.

Tú eres argentina. ¿Notas mucha diferencia entre el público de aquí y de allá?
Sí, pienso que la gente de aquí necesita más apoyo. Tal vez sea porque en Argentina se usa mucho el psicoanálisis. Hay una familiaridad colectiva con la palabra, el diálogo, el compartir con el otro lo que preocupa, el pensar en voz alta, el escudriñar no sólo la apariencia sino lo que puede haber detrás de las apariencias, el buscar causas profundas de las diferentes experiencias. No está mal visto consultar, se concibe como algo normal. Está muy bien darse un espacio para compartir lo que a uno le agita y tomar las mejores decisiones. Una alternativa distinta al psicoanalista sesudo que cuenta con las pautas de su profesión está valerse de la sabiduría ancestral. No digo que sea un sustituto de una terapia, digo que incluso puede servir a un psicoanalista. Está muy claro en el libro Jung y el tarot, por ejemplo. El psiquiatra suizo, discípulo rebelde de Freud, sentía un gran respeto por los 78 arcanos y los estudió en profundidad.

Eres una lectora impenitente. Dinos tres libros y/o autores que te hayan marcado en tu crecimiento personal.
Ilusiones, de Richard Bach.
Manual de numerología, de Daniel Martínez.
La vía del tarot, de Alejandro Jodorowsky (obviamente).


Para acabar, a todos nuestros entrevistados les pedimos un consejo para ser felices. ¿Cuál sería el tuyo? 
Disfrutar de cada día, ya que cada momento es único. Ser libres haciendo lo que nos gusta. 


Gracias brujita, espero verte mucho durante mucho tiempo y que cada vez haya más gente que disfrute de tu transparencia y frescura.

 

 

LIBRO RECOMENDADO
imagen

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas