Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A SUSANA CANO

Por Emmain

 

imagen

 

Susana Cano es una mujer elegante; el tono de su voz y la suavidad de sus facciones sugieren calma. Sin embargo, en ella hay una pasión por saber y por compartir su búsqueda que contrasta con su apariencia. Parece estar en paz y predicar con el ejemplo el concepto de aceptación. Cuando le deseo éxito duda; el éxito no es lo que comúnmente se considera éxito, es algo muy profundo e imprevisible.

 

 


¿Podemos decir que hasta cumplir los 30 años Susana Cano no supo encontrar el que sería su camino, lo que luego sería su profesión?
Fue así en cuanto a mi dedicación profesional, aunque mis inquietudes interiores empezaron antes.


¿Cuánto tardaste en pasar de ser una profesional de oficina a terapeuta? ¿Cómo fue el proceso?
Una amiga mía, María Teresa Guardiola, comadrona, obstetra, especializada en medicina natural a través de la alimentación, me animó para que acudiera a uno de sus cursos, ya que ella se iba a ‘‘jubilar’’ pronto y su técnica se perdería si no la transmitía. Entonces yo trabajaba en el Registro de la Propiedad de Barcelona. Mi horario era de 8 a 14 y de 16 a 19 h. Casi no tenía tiempo, pero bajo su insistencia me decidí a asistir a sus cursos. Como el tema ya me gustaba desde hacía tiempo, vinieron otros cursos más dirigidos a entender el comportamiento humano y seguí así hasta que un día decidí que ya no tenía sentido para mí seguir trabajando en el Registro y que mi espacio era otro.


¿Qué es para ti ser terapeuta?
El terapeuta es alguien que en un momento dado puede dar otra visión sobre las cosas que nos están sucediendo, tanto a nivel físico como mental y espiritual.

 


»

“Mantén la mente abierta y desestructurada para estar atento a las señales que nos envía nuestro Yo cuántico o doble, para vivir bien, mediante intuiciones, sueños y premoniciones”

 

 

¿Qué elementos exige una buena práctica sanadora?
Realizar las preguntas adecuadas. Las respuestas siempre están en nuestro interior, sólo hay que saber llegar a ellas.


Te has formado en disciplinas tan distintas como la alimentación como medicina natural, la holosíntesis, la biorresonancia cuántica y la PNL ¿Podrías darnos una breve definición de cada una y de qué manera intervienen en tu práctica terapéutica?
La alimentación como medicina natural se basa en una premisa: que tu alimento sea tu medicina. Establecemos una alimentación basada en el orden de ingesta de los alimentos, el horario, la combinación y nuestro estado mental y emocional, tras realizar un análisis de los síntomas y causas.
La Holosíntesis es una técnica basada en la frecuencia que emiten plantas, minerales y elementos naturales. No es preciso recoger la propia planta, sólo con su imagen es suficiente. Estas imágenes recogidas de la naturaleza se combinan y se agitan en la forma homeopática. Entonces se obtiene una holosíntesis que se proyecta sobre nuestros centros energéticos y nos transmite la vibración de la composición. Por ejemplo, si tenemos rampas en las piernas y sabemos que es por falta de potasio, nos colocamos la holosíntesis del potasio y las rampas se eliminan.
La biorresonancia cuántica se basa en la premisa de que las cosas nunca se repiten; la información de una parte contiene la información del todo, con un pequeño impulso se consiguen grandes modificaciones y la sanación no es lineal, sino que se produce por el salto cuántico (elevación de la conciencia).
La biorresonancia se realiza con el ‘‘quantum-scio’’, aparato diseñado para re-equilibrar y reparar todo el organismo tanto a nivel físico como emocional y mental (hígado que no funciona bien, dolores físicos, o emocionales, angustia, ansiedad, preocupación, obsesión…)
La Programación Neurolingüística (PNL) consiste en reprogramar nuestra mente. Ante un recuerdo o ‘‘sentimiento doloroso’’, si modificamos los elementos exteriores del recuerdo – sin entrar en el hecho en sí - el recuerdo se modifica, desapareciendo este ‘‘sentimiento doloroso’’ y disolviendo la situación. Sólo con modificar la forma se consigue modificar el fondo.


imagen¿Hasta qué punto es importante estar en constante formación?
La vida es continuo cambio y evolución. Lo que ayer fue verdad hoy deja de serlo, se convierte en otra verdad o la situación cambia y se observa de manera diferente. Nosotros estamos también en continuo cambio y evolución, por ello es importante mantenernos con la mente abierta, observando la vida momento a momento; así obtenemos nuevo entendimiento. Esto nos lleva a formarnos continuamente y adaptarnos a las nuevas situaciones que se van presentando en el día a día. Manteniendo la mente abierta y desestructurada podemos dar entrada al nuevo conocimiento, siempre contrastándolo con nuestra ‘‘verdad interior’’.

 

 

¿No se producen interferencias entre unas terapias y otras?
En cada caso se dan las herramientas adecuadas para la ocasión y algunas son complementarias.

 

Hay dos formas sanadoras que destacan sobre las otras porque están muy en boga, y debemos preguntarte por ellas una a una. Una es el Ho’oponopono. ¿Qué es?
El Ho’oponopono es una técnica hawaiana que se utilizaba en las tribus para resolver conflictos entre sus miembros. Se basa en que tú creas tu realidad (física cuántica). ¿Cómo la creas? Con tus pensamientos. Pero si éstos proceden, como suele pasar, de tu mente subconsciente, la realidad que creas puede ser fatídica. Utilizando esta técnica podemos limpiar la mente subconsciente de todos estos pensamientos nocebos (no deseados o dañinos) para así dejar paso a la mente supraconsciente. Cuando ésta es la que crea la realidad, nuestra vida se convierte en pura magia. Estamos conectados a la fuente y todo fluye en nuestras vidas.

 

¿Cuándo y cómo entraste en contacto con esta exótica práctica?
Hace años empecé a leer sobre el tema, me llegó la información a través de la revista Athanor, una entrevista realizada al Dr. Len. Más tarde me llamaron para intervenir en un congreso por la paz mundial y volví a reconectar con la técnica; empecé a estudiar el tema en profundidad y a ponerlo en práctica.

 

 

¿A quién puede beneficiar?
A todo el mundo, aunque el Ho’oponopono dice que sólo con que nosotros cambiemos, el mundo cambia. Sólo nos tenemos que ocupar de nosotros y de nuestra realidad.

 

¿Qué experimentas en los talleres que impartes de Ho’oponopono?
Una sensación de paz interior.

 

 

Los registros akáshicos son los otros protagonistas de la escena terapéutico-espiritual. Por favor, dinos qué son y cómo se trabajan. 
Los Registros Akáshicos son el archivo de toda nuestra sabiduría espiritual ancestral.
Para entrar en los Registros es necesaria una preparación interior, afinando nuestras antenas (glándulas pineal y pituitaria situadas en el centro del cerebro). Accedemos a ellos, previa alineación personal, a través de las preguntas que nos vamos formulando. Las respuestas nos llegan de forma espontánea, cuando apartamos la mente. Al mismo tiempo se abre una vía de sanación ya que accedemos a un campo amplificado de conciencia.

 



»

“Es necesario apartar la mente pensante concentrándonos en el momento eterno en el que realmente somos, el ‘‘ahora’’, y sentir cómo la energía fluye por todo nuestro ser.”

 


¿Las personas comprenden fácilmente de qué se trata?
Entender qué son y cómo funcionan los Registros es relativamente sencillo cuando entendemos el mundo cuántico que se explica en los cursos.

 

¿Una y otras técnicas son incompatibles o complementarias?
Son complementarias. Por ejemplo, cuando hacemos el quantum podemos a la vez descodificar (utilizando la PNL) y al hacerlo con los Registros abiertos permanecemos alineados, atentos y recibiendo información. A la vez, haciendo el Ho’oponopono (mentalmente) facilitas la sanación, ya que toda persona que entra en nuestra vida la creamos nosotros (nuestra mente subconsciente) y si viene en un estado disarmónico, como lo hemos creado nosotros, somos nosotros quienes nos tenemos que trabajar o tratar. ¿Qué hay en mí que ha causado este malestar o esta desarmonía en esta persona? Y hago Ho’oponopono.

 

 

imagen¿Puedes describirnos una experiencia terapéutica basada en esta aproximación?
Persona con mucha ansiedad y obsesión. La conecto al quantum, descodificamos (con las demás técnicas descritas anteriormente) y se marcha relajada y equilibrada.

 

¿Qué características personales debe tener una persona que se pone en tus manos?
No hace falta ninguna característica especial. Entendiendo el Ho’oponopono, toda persona que entra en mi vida la creo yo, con sus características especiales, yo la invito a entrar en mi realidad, por lo tanto yo soy la única responsable de lo que le suceda a esa persona. Si la persona presenta un dolor de cabeza, por ejemplo, trabajo la parte que hay en mí que ha creado este dolor de cabeza en esta persona. Esto me lleva a crear la realidad desde otra perspectiva; desde la salud, no creando enfermos, sino personas que encuentran su poder interior de autosanación y autoregeneración.

 

¿Son distintas las personas que acuden a los talleres que los de la consulta?
Sí. Las personas que acuden a los talleres tienen una inquietud interior por descubrir o conocer cosas nuevas o que ya saben pero que necesitan reafirmar de alguna manera.

 

¿Dónde están tus límites?
¿Quién nos pone límites?
Nuestra mente subconsciente. Si pienso en la palabra ‘‘límite’’, los límites van a venir a mí. Lo que pensamos se manifiesta en nuestras vidas y ahora más rápidamente. Yo sólo me ocupo de traer armonía a mi vida. En cuanto se presenta algo conflictivo o que no entiendo, envío Ho’oponopono.

 

¿A qué tipo de personas prefieres remitir a una atención sanitaria convencional?
La atención sanitaria convencional es siempre complementaria o nuestras técnicas son complementarias con aquélla. Es bueno cooperar y respetar el trabajo de los demás, ya que cada persona hace lo mejor que sabe con amor y respeto.

 

Ahora estás trabajando profundamente en el I Ching. ¿Qué tiene el I Ching que no tienen los otros saberes con los que te has formado?
El I Ching es el camino del sabio, el camino más lento y a la vez el más rápido para el autoconocimiento y el autodominio. El I Ching me ayuda a comprender mejor la naturaleza humana; aunque coincide con el Ho’oponopono en muchas cosas, te da una clara explicación de por qué tenemos que dejar paso al ‘‘sabio’’ o ‘‘creador’’ para que resuelva en nuestras vidas y seguir el camino medio, el camino que la vida te señala. Siempre desde la humildad, la prudencia y la observación.

 

¿Hay algún libro que para ti haya sido transformador? ¿Por qué?
El primer libro transformador que leí, cuando tenía 15 ó 16 años, fue Siddhartha de Herman Hesse. Me llevó a ver la vida de manera diferente, en toda su plenitud, con sus momentos de subida y de bajada, pero siempre vida. Otro libro muy importante fue Cambia tu futuro por las aperturas temporales, de Jean-Pierre Garnier Malet. Jean-Pierre descubrió la ‘‘ley del desdoblamiento del tiempo’’, vital para nuestra existencia y para la creación de nuestro mejor futuro. Otro libro es Un nuevo mundo ahora, de Eckart Tolle. Te explica cómo el ‘‘ahora’’ es el único momento de conexión total contigo misma.

 

Gracias
Gracias a ti, Emma.



 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas