Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A FADY BUJANA

Por Emmain

 

imagen

 

Fady Bujana, en las distancias cortas, comunica extraordinariamente bien. Transpira verdad por la piel. Reconoce haber cometido todos los errores posibles en el amor y quiere que los demás nos ahorremos parte del calvario. Sus palabras, su mirada, la seguridad acogedora que transmite están en perfecta consonancia con lo que predica en sus libros y en sus conferencias. La fluidez de las ideas, junto a la capacidad de escucha y análisis, convierten a este catalizador de transformaciones en una magnífica compañía. Amor excelente es su último libro. No dejéis pasar la oportunidad de mejorar vuestras relaciones íntimas (con vosotros mismos y con los demás) porque Fady Bujana nos lo pone muy fácil. Recomendación especial para los hombres que quieren lidiar constructivamente con sus sentimientos.

 

 

 

¿Pasión, crecimiento y coaching definen a Fady Bujana?
¡Tres palabras que me encantan! Pero, si me lo permites, quisiera resumírtelas en una sola: inspiración. Todo mi trabajo se basa en ayudar a las personas a vivir desde la inspiración (en lugar de la aprensión) ya que se trata de un estado mucho más productivo... ¡Estar inspirado es estar en espíritu! Todo sale mejor cuando estás inspirado. Y, por si te preguntas cómo lo consigo, te diría que la inspiración se basa en cuatro premisas: subir el nivel de energía, cambiar la historia que cada uno se cuenta a sí mismo, conocer/encontrar su propósito y pasar a la acción. Yo me dedico a mantener a mis clientes en un estado adecuado para que puedan dar lo mejor de sí, en el trabajo, la pareja y la vida en general.

 

 

¿Qué es la pasión?
La mayoría de las personas confunden pasión con excitación. Excitación es una turbulencia pasajera de tu estado, mientras que pasión es la energía que emana de tu espíritu cuando estás inspirado. El amor es la mayor fuente de inspiración que hay, la que mayor sentido puede dar a nuestra vida, y el amor excelente es un amor trascendente y terrenal a la vez, espiritual y pasional. Se basa en las cuatro ‘‘e’’ de la palabra ‘‘excelente’’ (entusiasmo, empatía, erotismo y espiritualidad) que, si te fijas, no son otras que las cuatro premisas de la inspiración de las que te hablaba antes pero aplicadas a la pareja.

 

 

imagenNació en la otra orilla del Mediterráneo y las sincronicidades (entre las que está un viaje frustrado en el Titanic de un ancestro) tienen mucho que ver en su vida. Cuéntenos, ¿qué le llevo a estudiar arquitectura? Y ¿qué le trajo a España?
Gracias por recordar la historia de mis abuelos, el suyo sí que era un amor excelente. Con menos de 16 años, mi abuelo, Zeidan, armó un tal revuelo en el puerto de Beirut, amenazando con tirarse al agua (sin saber nadar) que mi abuela, Emma, se tuvo que apear del barco en el que se había embarcado rumbo a las Islas Británicas. Y así fue como mi abuelo le salvó la vida, ya que su destino final era ¡los EUA, a bordo del Titanic! Hace unos años, yo intenté montar un numerito parecido en el aeropuerto de Orly (en plena Guerra del Golfo) y casi acabé arrestado, pero ésa es otra historia...

 

En cuanto a la arquitectura, fue como el primer gran ‘‘paraguas’’ de mi vida, ya que me permitió consolidar, a su amparo, dos aficiones aparentemente dispares como son matemáticas y fotografía (ciencias y arte). El segundo ‘‘paraguas’’ sería el coaching... Y es a raíz de mi condición de arquitecto (además de una serie de sincronías increíbles) que acabé afincándome aquí: estaba diseñando la casa particular del embajador de España que fallecería durante en un bombardeo en Beirut... Este suceso fue el que colmó mi vaso empujándome a cambiar de vida, así que me vine en 1989 para estudiar un MBA en el IESE en Barcelona y me enamoré tanto de este país que fui a solicitar la nacionalidad española… ¡la primera semana!

 

Hablar cuatro idiomas distintos ¿cree que le aporta mayor empatía y mayor comprensión de lo que nos une que de los que nos separa a los humanos?
Yo creo que hablar idiomas debería ser obligatorio justamente por lo que dices. Cuando aprendes un idioma, adquieres una nueva forma de pensar (no sólo una nueva forma de expresar tus ideas). Sin ser ningún experto en la materia, tengo la convicción de que cada idioma se aloja en un lugar diferente del cerebro: cuando pienso en inglés o francés, por ejemplo, emerge no sólo una perspectiva diferente, sino casi otra personalidad, que cuando pienso en español. Empatizar con el otro es ser capaz de ver sus puntos de vista, o sea ver el mundo a través de sus ojos, y un cerebro en el que se alojan cuatro idiomas quizás tenga mayor facilidad para cambiar perspectivas y encontrar rápidamente un puente entre tú y el otro...

 

»

‘‘No podremos superar la crisis si no solventamos los problemas que tenemos en el hogar’’


 

¿Cómo nos ve a los españoles? ¿Cómo cree que estamos afrontando la durísima realidad económica, política y social que estamos viviendo?
Como te contaba antes, yo me hice español por convicción, no por conveniencia: tengo una larga historia de amor con España y los españoles. Y cuando amas a alguien, también le exiges más, quieres ver su mejor versión...

 

Hace unas semanas, al volver de un viaje a EUA, escribí un artículo titulado ‘‘Cosas que deberíamos importar de EUA por mucho que queramos consumir local’’. Como viajo bastante a menudo, exponiéndome a perspectivas muy diferentes, veo aspectos de la vida que me parece importante revisar, como nuestra forma de entender el dinero y el éxito, entre otros. Por ejemplo, en EUA se acepta totalmente que el fracaso forma parte del éxito y no es más que un paso, a veces obligado, hacia la meta. Los emprendedores allí no sólo no temen fracasar sino que tampoco tratan de esconderlo: tanto el éxito como el fracaso forman parte de la cultura. Aquí es diferente, la gente dice cosas como ‘‘quiero probarlo pero que me funcione’’ y eso no lo puede garantizar nadie... Probar cosas nuevas a los americanos se les da bien, y también aprender los unos de los otros en lugar de envidiarse (eso de la envidia sana no existe...). Un americano que ve a un rico piensa ‘‘si éste lo ha conseguido, entonces yo también podría’’ y, con esta actitud por delante, busca aprender del otro en lugar de intentar destruirlo.

 

 

Tenemos un país con tres mil kilómetros de costas, con mar y océano, montañas y planos, islas, sol, gastronomía, juventud y un sentido del humor a prueba de balas; entonces ¿qué es lo que falta? Los ingredientes están todos aquí, solo falta creer en el potencial de España y querer construir, o sea una nueva visión y algo de inspiración: más energía positiva, acallar las voces destructivas, tener un propósito firme y pasar a la acción.

 

 

imagenEn una breve autobiografía habla de una etapa de su vida en que la muerte, una vez más, se hizo presente, dice ‘‘Muerte... La que intentaba darme la corbata que me ahogaba cada mañana al mismo tiempo que me llenaba los bolsillos’’. Por favor, háblenos sobre ello.
Después del Máster del IESE, estuve durante casi una década en los ambientes corporativos como Director sobre el Mediterráneo de una multinacional. Te puedo decir que nunca había visto tanto miedo trajeado como entonces. A veces, una corbata roba tu identidad, te vacía el alma y te llena de miedo. Empiezas a conformarte y a hacer cosas por las razones equivocadas olvidándote de quien eres en realidad. Quizá sea por eso que en las empresas más creativas del mundo no se llevan corbatas…

 

 

Cuando trabajo con ejecutivos en sesiones de coaching, lo primero que les enseño es que los problemas empresariales no son más que problemas personales vestidos con traje y corbata, o sea que tenemos que trabajar con personas, no con cargos. Y ¿sabes una cosa? Todos los problemas personales son en realidad problemas relacionales (o sea de relación con la pareja, el dinero, con uno mismo...) porque siempre estamos en relación, forma parte de la condición humana. Cuando sanas la relación, ya sea con la otra persona, tu trabajo o tu propio cuerpo, el problema se resuelve. Por esto me encanta mi trabajo con parejas: éste es el auténtico laboratorio de la vida. En las relaciones íntimas todo sale, las luces y las sombras, no tienes dónde esconderte.

 

 

¿Qué le llevó a abandonar la creación y diseño de edificios por la creación y diseño de vidas sin límites?
Me encanta la arquitectura pero pronto me di cuenta que lo que yo quería, más allá de crear objetos, era construir vidas. Mientras estudiaba la carrera, creía que diseñar edificios y ciudades era la forma más directa de afectar al comportamiento de las personas; luego, durante el MBA, llegué a creer que lo más importante era alcanzar un nivel económico adecuado; pero ahora pienso que la liberación de la humanidad pasa por sanar las relaciones. Mi eslogan actual es ‘‘la calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones’’. A lo mejor por esto nací en un país desgarrado por la violencia, como es el Líbano, para poder apreciar lo fundamentales que son las relaciones para la felicidad de los seres humanos: cuando se cae el edificio en el que vives, lo que te queda son tus relaciones, y de no haber sido por la solidez de sus relaciones, los libaneses no habrían sobrevivido a la guerra. Estoy convencido de que lo único a lo que venimos aquí a la Tierra es a vivir la experiencia de las relaciones. Realmente no hay experiencia más humana y espiritual a la vez que la intimidad profunda entre dos seres. Así que en el fondo sigo siendo un arquitecto, pero del amor, sigo construyendo espacios pero ahora entre personas, no entre paredes.

 

 

¿Qué son realmente los límites?
Los límites son aquellas ideas que estamos dispuestos a aceptar como ciertas acerca de la imposibilidad de hacer o vivir algo. Imagina lo que habría ocurrido si a un hombre prehistórico se le hubiera ocurrido declararle a su pareja que soñaba con el día en que, en lugar de frotar piedras para encender fuego, ¡sólo tuviese que rozar la pared de la cueva para encender una luz! ¿Cómo habría reaccionado la señora? Seguramente lo habría mandado a dormir bajo las estrellas... Pero hoy en día eso es lo más normal del mundo. O sea que, en el fondo, los límites no son más que ‘‘una historia’’ que nos contamos para poder justificar por qué no somos capaces de ser o tener aquello que queremos.

 

 

¿Cómo podemos quitar los frenos?
Lo primero que hay que hacer es desmontar ‘‘la historia’’: conoce tu propósito, elimina la historia, sube tu nivel de energía y ¡en marcha! ¿Te das cuenta? ¡Son las cuatro premisas de la inspiración!

 

 

imagen¿En qué se parecen la gestión de capitales y la gestión de nuestra vida?
El dinero es la materialización (el recibo, si quieres) de tu energía. Debes gestionar tus recursos materiales de la misma forma que debes gestionar tus recursos energéticos; en primer lugar, tienes que darte cuenta de que ambos son un regalo de la vida (y a la vida volverán). Por lo tanto sólo te queda disfrutarlos desde el respeto y sin derroches innecesarios. Ahora bien, debes elegir donde enfocar tu energía (y en qué invertir tu dinero). Enfocar es un proceso de selección y seleccionar es des-elegir aquello que no quieres. Pero tienes que hacerlo con el máximo respeto, sabiendo que tú propones y es la vida la que dispone: es peligroso creerse demasiado listo... Finalmente, recuerda que el respeto no está reñido con la alegría ni el buen humor. O sea que recuerda que todo esto no es más que un juego y estás jugando con las fichas prestadas por la vida.

 

 

¿Qué papel tiene el perdón en la desaparición de obstáculos?
Cuando te das cuenta de que el único obstáculo eres tú mismo, o sea ese amasijo de creencias que llamas ‘‘yo’’, adviertes que el perdón es muy importante. Perdonar es un proceso de liberación personal: perdonar a las personas, a las circunstancias (incluso a Dios) y a uno mismo. ¿Qué o quién te puede limitar si tú ya has perdonado? Evidentemente es más fácil decirlo que hacerlo.

 

 

Tenemos permiso para contradecirnos y para cambiar de piel, ¿verdad?
No, no tenemos permiso: tenemos la obligación de hacerlo. La naturaleza cambia de piel con cada estación, las piedras adquieren una pátina con el tiempo, sólo el hombre permanece inmóvil tratando de ser ‘‘coherente’’ consigo mismo, congruente. Y es en nombre de esta coherencia que algunos aceptan morir (‘‘mi Dios es mejor que tu Dios...’’ ¡Aunque sean el mismo Dios con nombres diferentes!). Al haber nacido en el medio-Oriente, lo veo claro. ¿Te imaginas lo que pasaría con el racismo, el sexismo, las religiones, las fronteras, la economía y las relaciones en general si nos atreviéramos a ser menos ‘‘coherentes’’?

 

 

¿Qué nos puede aportar su libro Licencia para Vivir? ¿Dónde cree que reside la clave del éxito de este libro, que ya tiene seis años?
Licencia para Vivir es un libro que tiene dos lecturas: una como pequeñas historietas divertidas sobre mi vida en el Líbano y otra como un manual de crecimiento personal que te hará reflexionar. En su momento, hubo quien lo llamó ‘‘El Secreto, versión mediterránea’’. ¡Me hizo gracia! Recibí mensajes muy entrañables de los lectores y me siento muy honrado de haber podido ‘‘tocar’’ de esta forma algunas vidas. El mensaje que más me movió fue de una encantadora lectora de 82 años, de Canarias, que me dijo que lo guardaba encima de su mesilla de noche como un bálsamo para su alma.

 

 

imagen¿Podemos vivir plenos con relaciones pobres? ¿Podemos ser una isla: alimentados exclusivamente de espiritualidad?
Aquella espiritualidad poco tiene que ver con lo espiritual. No deja de sorprenderme la cantidad de discursos sobre espiritualidad, iluminación y ‘‘ascensión’’ que corren por ahí. Creo que el sentido de la vida en este plano tiene más que ver con descender para ‘‘tocar tierra’’ que con ascender… Hemos venido a aprender a vivir aquí antes de volver allí, o sea con cuerpo y consciencia, no sólo consciencia. De hecho, yo elegiría antes el cuerpo que la consciencia, ya que es lo más especial de esta experiencia. Mira los animales…

 

Recuerdo haber tenido esta reflexión en el parque de Kruger en Sudáfrica. Aquel año, el parque estaba floreciendo por todas partes, todos los animales tenían crías (depredadores y depredados). Cuando pasaba un león, la gacela se paraba un momento para identificar si tenía hambre o no, y si él no tenía hambre, la gacela seguía a lo suyo. No recuerdo haber visto ningún león matando a una gacela para mañana, tampoco ninguna jirafa con fondo de pensiones. Los animales entienden (o como mínimo aceptan) la impermanencia. Nosotros tenemos que meditar para aceptarla. Los animales no destruyen por destruir, no acumulan por miedo a mañana. ¿Quién es más espiritual entonces?

 

Nosotros vivimos en el miedo y la aprensión, lo que nos hace más cerrados a la hora de relacionarnos. No queremos ser vulnerables, de hecho no entendemos lo que es la vulnerabilidad, creemos que es debilidad cuando es todo lo contrario. Con todas estas premisas, creamos relaciones pobres como bien dices, incapaces de satisfacernos, y entonces nos sentimos solos, tenemos todavía más miedo y el ciclo continúa.

 

 

imagen¿Por qué deberíamos leer su nuevo libro?
El amor excelente es un libro que aporta una visión nueva sobre las relaciones. Demasiadas veces rompemos parejas porque no entendemos lo que está ocurriendo cuando nos sentimos mal en presencia del otro: damos por descontado que la relación se ha terminado, pero eso no es así. Si bien es verdad que en algunas ocasiones esa relación se tiene que terminar, en otras, rompemos la pareja cuando queda todavía mucho por delante. Este libro explica el porqué, cuándo y dónde las relaciones fracasan y lo que se puede hacer para evitarlo, en base a cuatro hábitos sencillos que comentamos anteriormente. No se trata de una obra teórica y aburrida, los lectores encontrarán un manual divertido con ejercicios prácticos que les indicarán como pilotar su relación de pareja. Algunos son los mismos que utilizo en mis sesiones de coaching para ayudar a las parejas en situación de crisis a recuperar no sólo su relación sino la pasión.

 

Es un libro ameno pero con una base muy sólida, ya que toma en cuenta no sólo mi propia experiencia constatada en multitud de procesos de coaching sino también el trabajo de mis mentores Anthony Robbins y Cloe Madanes, además de las opiniones de muchos expertos como John Gottman, David Schnarch, Michele Weiner-Davis, Esther Perel, Melodie Beatty, Henry Cloud, etc.

 

 

¿Qué proyectos tiene para el futuro inmediato?
En este momento me estoy dedicando de lleno al amor excelente y a ayudar a las personas y parejas con problemas a recuperar su relación y a vivir con más pasión. Para ello estoy poniendo en marcha el Instituto de la Pareja, cuya página web se encuentra en construcción (institutodelapareja.com).

 

Éste es un tema que me tomo muy en serio porque rara vez la gente se da cuenta, antes de embarcarse en una separación, del efecto devastador que tendrá sobre su vida a nivel personal, familiar, económico y social. Abordamos las relaciones con una mentalidad de consumo: si no te funciona tu pareja, cámbiatela. (Curiosamente, no pensarías así con tu coche…) Pero esto sale muy caro: nunca te separas del todo, siempre queda una parte de ti atrás, tus hijos sufren, tu economía se resiente y toda la sociedad se des-estructura. Es urgente entender que arreglar tu relación sale mucho más a cuenta que una separación. Y con ello no quiero decir que todas las relaciones deban continuar pase lo que pase, sino que desechamos muchas, demasiadas, justo antes de que puedan florecer. A nivel financiero, cuesta mucho menos arreglar tu relación que divorciarte, y a nivel humano el que seas capaz de atravesar lo que llamo ‘‘el embudo’’ (la parte estrecha de las relaciones) te hará dar un salto cuántico a nivel de crecimiento personal, más que veinte mil cursos y seminarios. La crisis de pareja es la forma que tiene la vida de invitarte a crecer, no debes desperdiciarla buscando una salida fácil y estéril porque volverás a caer en lo mismo.

 

 

¿Cómo se ve en diez años?
Me veo con más energía, más enfoque, más sabiduría y más pasión. No me pienso jubilar nunca, para mí ése es un concepto totalmente absurdo, retirarte justo cuando te haces más útil…

 

 

¿Existe algún límite que haya querido romper y se le haya resistido?
Por supuesto, ¡unos cuantos! Sigo siendo mi propio freno, pero me doy cuenta de que el juego continúa y detrás de cada límite atravesado, se te desvela otro. Es como pelar una cebolla… Pero creo que es durante el viaje que hay que disfrutar sin esperar a estar en destino.

 

 

Para acabar, un consejo para los lectores de Karma Magacine, por favor…
Te daré tres:

  • Recuerda que la calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones y que cualquier problema que tengas con alguien es un problema de relación, no un problema personal. Si lo enfocas así podrás avanzar.
  • Si quieres tener una relación apasionada con tu pareja, vuelve a hacer las cosas que nutren la pasión, aquéllas que hacías antes...
  • Vive desde la inspiración (ahora sabes cómo), no desde la aprensión.


 

 

 

LIBRO RECOMENDADO
imagen

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas