Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A LOLA DE MIGUEL
autora de Constelaciones familiares y Una mirada al Alzheimer a través de las Constelaciones Familiares
Por Emmain

 

imagen

Lola de Miguel es una mujer muy agradecida con lo que ha recibido y con lo que ha aprendido para descubrir qué tiene de bueno la vida. Es una psicóloga amable, disponible, cumplidora y rigurosa a la que no se le escapan las oportunidades para reír y para soñar. Una escritora consolidada, que pone en palabras sencillas retos complejos pero absolutamente constructivos. Nunca nos cansamos de ofreceros buenos referentes porque los lectores de Karma no os conformáis con poco, como tampoco lo hace Lola de Miguel.

 

¿Cómo afectó a tu mente de licenciada en psicología el toparte con las constelaciones familiares?
Siempre he sido muy curiosa y una gran buscadora, Tengo una gran inquietud por saber cómo funciona la mente humana y la mía misma, para poder superar mis propios traumas y limitaciones. En un primer momento eso me llevó a estudiar Psicología, para posteriormente buscar en las técnicas alternativas la solución de todo aquello que no había logrado superar o entender.
El tener una madre anticipada a su tiempo fue un gran modelo para mí, para tener una mente abierta e innovadora.
Antes de conocer las Constelaciones Familiares ya me había formado en técnicas regresivas, y había conocido y experimentado con otras muchas no académicas, algunas muy válidas y otras no.
Siempre me gustó mucho innovar, probar lo nuevo y diferente.
Las Constelaciones Familiares no dejan de ser sorprendentes e impactantes, por mucha terapia o técnicas que conozcas anteriormente. De entrada rompen toda lógica y nos muestran una auténtica radiografía de las dinámicas ocultas.

 

¿Todos llevamos una historia vieja y ajena que nos pesa en las espaldas?
Sí, siempre. Nuestro árbol genealógico puede ser nuestra mayor trampa o nuestro mayor tesoro. Conocerlo nos lleva a poder liberarnos de él y así tomar nuestro propio destino y vida. Lo que una generación calla, lo grita la siguiente. De ahí la importancia de conocer tu historia. No solo los rasgos físicos se transfieren de generación en generación, sino también los traumas y los rasgos de carácter. Conocer toda tu historia te da una comprensión muy grande de ti mismo, del porqué de determinadas actitudes y sentimientos y patrones repetitivos, para posteriormente poder liberarte.

 

Te llamas Lola, que viene de Dolores... ¿El cambio de nombre fue premeditado para evitar ese ‘‘karma’’?
El cambio fue premeditado, pero la verdad es que de pequeña me llamaban Lolo y nunca Dolores, solamente para las listas del colegio y datos académicos. Toda mi familia y amigos me llamaban siempre Lolo.
El cambio fue debido, en un principio, a un proceso interior muy personal. De Lolo, que tenía un toque masculino, a Lola, que tenía un toque más femenino, y eso era muy importante para mí, porque a través de la terapia había descubierto (y después mis padres me habían confirmado) que preferían un niño que una niña, pero nací yo. Ése fue el principal motivo. Posteriormente, tras un curso con Jodorowsky, me di cuenta de por qué nunca me había gustado que me llamasen Dolores, con lo cual Lola tomó más fuerza y consciencia.

 

¿Las Constelaciones acaban siempre en el reconocimiento del amor? ¿En reconciliación?
Hay Constelaciones que terminan abiertas y otras cerradas.
Las cerradas terminan con Amor y reconciliación, abrazando o tomando en nuestro corazón a aquellas personas o familiares de los que estábamos distanciados emocionalmente, que habíamos excluido o rechazado.
En las abiertas, la persona necesita tiempo para esa reconciliación, aún no puede sentirla o no es capaz en ese momento, y la Constelación le muestra el siguiente paso a dar y seguir. Cuando quedan abiertas siguen funcionando, más allá del momento en que se realizó.
Las dos son igualmente importantes y válidas.

 

 

¿Qué pasa cuando eres hijo o nieto de psicópatas incuestionables? Pienso en hijos de maltratadores, de asesinos...
Pueden repetir patrón y hacer lo mismo. Otra opción es compensar con tu propio sufrimiento por las injusticias cometidas por sus antepasados, ellos o los hijos de sus hijos; es lo que se llama el sacrificio por Amor. Otra es sanarlo, trascenderlo o hacer una labor reparadora.
En todo caso, cuando en nuestro sistema familiar hay alguna persona así, no se le puede excluir; hay que darle el lugar de pertenencia y dejarle la responsabilidad de sus acciones, reconociendo también el dolor de sus víctimas y de las familias de éstas.
Detrás de determinadas profesiones (médicos, enfermeras, psicólogos, terapeutas) hay una motivación a veces inconsciente por compensar a través de la reparación las injusticias cometidas por algún antepasado. Todos cargamos con cosas de nuestro sistema familiar, pero gracias a esta terapia, en lugar de cargar con todo, se la dejamos a quien pertenece y sólo cargamos con un poquito.

 

 

Tu nuevo libro mira de cara al Alzheimer. ¿Por qué?
Por mi madre, mi sobrina y por la sanación de la energía femenina de las mujeres y los hombres de mi familia. También para poder ayudar a otras personas que, debido a noticias inesperadas de enfermedades, puedan estar tan perdidas y confundidas como yo lo estuve. Hablo de las Constelaciones, pero también comparto otras muchas herramientas de sanación. Abarco la enfermedad desde muchos puntos de vista y doy pautas para ser productivo en este proceso para llegar a un estado de salud.
No sólo hablo del Alzheimer; hablo de las enfermedades que padecimos todas las mujeres de mi sistema familiar: Alzheimer mi madre, cáncer de ovarios mi hermana mayor, cáncer de pecho mi hermana menor, tuberculosis yo y finalmente mi sobrina con quince años leucemia.
Tras desencadenarse una secuencia de hechos dolorosos causados por las enfermedades, me di cuenta de que mi árbol genealógico me estaba diciendo algo. Tenía que conseguir una visión más amplia, no mirando sólo los hechos aislados, sino teniendo una visión global, yendo más allá, a los antepasados. Era importante sanar mi árbol genealógico, fue como tener una visión del porqué de todo el dolor vivido y del sentido que podía tener el tener que vivir ese sufrimiento.
Escribirlo fue toda una terapia y una promesa a mi madre, cuyos últimos años de vida los entregó a la sanación a través del budismo.imagen

 

 

¿Te quedaron cosas por decir en tu libro anterior?
El primer libro Las constelaciones Familiares: reconciliación con nuestras raíces desde el amor, de Obelisco, era más bien una descripción muy clara de la técnica, y un poquito personal. La finalidad era dar a conocer esta maravillosa herramienta, de una manera fácil y comprensible.
Este último libro Una mirada al Alzheimer y las enfermedades través de las constelaciones familiares, de ediciones Obelisco, además de ampliar la técnica de las Constelaciones, es mucho más personal e incluye herramientas de sanación, no sólo sistémicas, sino todas aquellas técnicas que me han ayudado y que he utilizado en mi consulta.
La enfermedad de mi madre y su posterior muerte, junto con la enfermedad de mi sobrina de 15 años, ver su aislamiento, su miedo, y mis visitas al hospital para hacer terapia con ella, me inspiraron para escribir este libro y compartir todo esta información para que pudiera servir de ayuda a personas hospitalizadas, que puedan estar perdidas, confundidas, en shock y sin saber qué hacer, para que sean parte proactiva en su proceso de sanación y entiendan que detrás de cada enfermedad hay un conflicto emocional no resuelto.

 

 

¿Qué otras enfermedades ponen en el consciente individual el conflicto escondido en la familia?
Las personas compensan con las enfermedades determinadas situaciones del árbol familiar.
Hay que investigar qué pasó en nuestras familias, hacerse preguntas: hay excluidos, compensaciones por injusticias cometidas por nuestros antepasados que hacen que enfermemos, hay un movimiento inconsciente de seguir a alguien a la muerte por amor, expiación de una culpa, un movimiento interrumpido hacia los padres en una edad temprana, o un tema de lealtad familiar.
Detrás de cada enfermedad puede haber uno de estos componentes. En cada caso hay que investigar qué ha pasado en la historia de cada familia, y ahí encuentras muchas claves.

 

 

Dedicas tu libro a las mujeres. ¿Por qué?
Realmente se lo dedico a la energía femenina, que es algo diferente. Ésta se encuentra tanto en hombres como en mujeres, el yin y el yang, el masculino y femenino que hay dentro de todo ser humano.
En mi familia se ha manifestado más fuerte a través de las enfermedades de las mujeres. Y yo soy mujer, es lo que conozco y he vivido.
Creo que esta sanación y empoderamiento de la energía femenina son necesarias, no en contradicción y competencia con la masculina, sino desde el equilibrio, el respeto, la receptividad y complementariedad.
Cuanto más se respete la mujer a sí misma y a su energía femenina, más respetará y valorará al hombre y a su energía masculina y por tanto a sí misma, porque ambas energías viven dentro de cada ser humano, hombre o mujer. Para el hombre es igual.
Muchas mujeres sufren por ideas muy erróneas de lo que es amar, entregan su poder, asumen muchas culpas, sufren y a eso le llaman amor. Esto genera muchas enfermedades.
Mi cuarto libro irá totalmente en esta dirección. Ya tiene título: Belleza para el Alma.

 

 

Tu escrito no es nada farragoso, ¿menos es más?
Sí. El escribir así es debido a que tenía fobia a hablar en público de pequeña. Era muy miedosa, en el colegio no me atrevía a preguntar. Esto me hizo estudiar con esquemas, ayudada por mi padre, y añorar que algún profesor me explicase bien las cosas.
Mi niña interior es muy tímida y creó un mundo interior muy rico, ya que me resultaba difícil comunicarme con el resto del mundo. Leía mucho e intentaba comprender. Me fijaba en expresiones que eran fáciles y que me tocaban emocionalmente. Soy una gran tímida trabajada.
Cuando escribo espero que sobre todo sea claro, entendible, que ayude y que toque el corazón. Siempre digo a mis pacientes que al trabajar la limitación, sale el don.

 

 

Escribes una carta a tu madre una vez fallecida. Resulta conmovedora y bella.
Admiro muchísimo a mi madre, aunque nuestra relación no siempre fue fácil, pero gracias a la terapia la pude sanar. Su enfermedad fue un shock para toda la familia, algo inesperado debido a que era una mujer fuerte y activa. Se convirtió en una niña pequeña, una mamá niña. Escribí esta carta en homenaje a ella y para explicar los regalos que nos trajo la aceptación de lo inevitable, la enfermedad que avanza día a día. Me costó muchas lágrimas el llegar a esta conclusión. En esta carta puse todo mi corazón y amor. Estaba viva cuando la escribí, pero ya muy ausente. Como yo vivo en Barcelona, mi hermano me contó que se la leyó y que ella soltó una lagrimita. Me emocioné mucho cuando me lo dijo. Murió al cabo de un año, rodeada de mucho amor y cariño. Yo le cantaba una canción y le decía ‘‘te voy a escribir el libro más bonito del mundo’’.
Creo que lo más bonito para mi madre era hacer algo para ayudar a los demás. Este libro es el cumplimiento de mi promesa.

»

‘‘Hay que elegir ser feliz.’’

 

¿Existe sanación sin emoción?
No lo creo. Hay técnicas que van más a la emoción y otras menos. A mí me encantan las técnicas más emocionales porque son las que liberan los traumas, las cristalizaciones que quedan atrapadas en nuestro cuerpo. Detrás de toda enfermedad hay un conflicto emocional no resuelto.imagen

 

 

¿Sólo sanamos a través del conflicto?
La vida está llena de retos. Los conflictos son oportunidades para crecer, pero es necesario distinguir entre la adicción a buscar conflictos o el hecho de afrontar los conflictos que la vida nos trae. Hay personas muy adictas al sufrimiento. Es necesario aprender a ser feliz superando las dificultades que la vida nos trae y disfrutando los momentos de dicha y felicidad.
La idea de un estado de felicidad constante es una falacia. Si afrontamos los conflictos, salimos fortalecidos y más sabios.

 

 

¿Qué tienen las Constelaciones de técnica y qué de magia?
Su presentación parece mágica, pero no lo es cuando entiendes que todos somos uno y que existe un inconsciente colectivo y atemporal. La energía está ahí, nuestros ancestros y antepasados siguen presentes. Cuando conoces los campos morfogenéticos, que son campos de energía con información, empiezas a entender más las Constelaciones. Hay detrás una técnica, unas leyes o principios sistémicos, un aprendizaje importante a realizar. El facilitador parece que tiene una cierta videncia, pero no es así. Sólo está al servicio de algo más grande. Hay mucho ego de terapeuta. Esta confusión hace que algunas personas poco preparadas realicen Constelación sin tener conocimiento de la técnica y esto provoca que se deje de creer en ella y se desvalorice.
Magia y técnica juntas, ésa es su grandeza, lo comprensible y lo incomprensible. A mí no dejan de sorprenderme.

 


¿Cómo puede manejarse alguien que lo desconoce todo de su pasado? Una persona adoptada o huérfana...
La Constelación va a manifestar las dinámicas ocultas, conozca o no su historia familiar, sepa o no que es adoptada, su alma sí lo sabe. Muchas veces después de hacer la Constelación va apareciendo la información, la vida te la trae. Cuando haces un proceso de cambio interno, la vida vibra en esa sintonía y te trae la información que necesitas para tu crecimiento personal.

 

 

¿Conoces reacciones adversas a las Constelaciones?
Personalmente las desaconsejo en grupo cuando la persona ha tenido algún brote psicótico anterior, pero es sólo mi experiencia, y no en todos los casos.
En el resto de las situaciones es totalmente aconsejable. En los colegios se debería enseñar la importancia de nuestra historia, tanto familiar como del país en el que nacemos.
A la gente le digo siempre ‘‘Pon una Constelación en tu vida, aunque sea una sola vez. Vive la experiencia y serás más feliz’’.

 

 

Requisitos de un buen terapeuta. Dinos tres.
Te diré más:
El primero y más importante es el haber hecho un trabajo personal de autoconocimiento, para poder ser congruente y coherente.
Conocimiento de las técnicas, humildad, empatía, incluir a todos en el corazón, intuición, reciclarse.
Y podría seguir.

 

 

¿Cómo vivieron tus colegas que abrieras paso en tu consulta a una técnica extraacadémica?
Algunos con críticas y envidia, y otros con admiración y viéndome como un modelo a seguir. Si sacas a algunas personas de su zona de confort se asustan, y entonces resulta más fácil criticar que cambiar. Pero estas críticas normalmente (aunque a veces me tumbaron) me ayudaron a crecer.
También he recibido felicitaciones y halagos. No me quejo.

 

 

Crees mucho en la influencia del sistema familiar pero también haces regresiones. ¿No son más individuales? ¿Qué son?
Todos tenemos una familia y hemos tenido una infancia. Lo vivido con nuestras familias los primeros años de vida hace que establezcamos creencias acerca de la vida, el amor y de nosotros mismos, y genera una impronta que repetiremos a lo largo de nuestra vida.
Con las regresiones, podemos volver, entre otros casos, a este momento, y de nuevo nos ponemos en contacto con todas las emociones, sentimientos, miedos y traumas. Revivimos el pasado parar sanarlo y desbloquearlo. No se trata de recordarlo, sino de revivirlo con todas las emociones que estaban implicadas en el momento en que sucedió algo que nos traumatiza; así lo podemos liberar y sanar.
El conocimiento de las Constelaciones ha enriquecido mi manera de hacer las regresiones a la hora de hacer la reconciliación con todo lo que sucedió .Las regresiones son otra gran herramienta de autoconocimiento.
También están las regresiones a vidas pasadas para solucionar todos los temas kármicos que quedaron pendientes, pero incluso en esas vidas también tenemos familia. En este tipo de regresiones miro mucho los decretos que establecimos y los juramentos hechos, así como el momento de la muerte, para poder sanarlos y establecer nuevos decretos que nos faciliten más esta vida.

imagen

 

¿Quién se beneficia?
Principalmente la persona, pero indirectamente toda la familia, pues si alguien está bien, genera una energía positiva que alcanza a todos, a los que estuvieron antes que nosotros y a los que vendrán. Es como tirar una piedra en un estanque, todo se mueve.

 

 

¿Exige un trabajo previo?
Siempre prefiero hacer una sesión previa para centrar el tema.
Antes de operar hay que hacer un diagnóstico; en la terapia es igual. Con el paciente establecemos el tema a trabajar: un bloqueo, un miedo. Partimos de algo que le limita. Una vez centrado el tema, empezamos la búsqueda del momento y el hecho en que todo ocurrió. Así ambos, el paciente y yo, trabajamos en equipo y en la misma dirección.

 

 

¿Y posterior?
Después de la regresión, la persona se siente liberada, sin cargas, con un mayor entendimiento y claridad.
A veces la regresión es el final de un proceso, como una pieza que encaja en un puzle y le da sentido a todo. Otras es el inicio de un trabajo a continuar; saber la causa y el origen nos tranquiliza.

 

 

¿Es incompatible con una terapia psicológica al uso?
No. Siempre va a sumar. No son enemigas, son complementarias. El aprendizaje y uso de diferentes técnicas, para mí, enriquecen la psicología.
A veces ocurre al revés. Como ahora hay tantas terapias alternativas, hay personas que desvalorizan los estudios académicos y en especial la Psicología, tachando a todos los psicólogos de cuadriculados, pero no es así. Conozco psicólogos al uso, grandes profesionales y realizando una gran función.

 

 

¿Cómo distingues que un consultante necesita una u otra técnica?
Con una primera sesión, al tener delante a la persona, sintiendo su necesidad, empatizando, y sobre todo escuchando su lenguaje y sus expresiones. Si sabes escuchar, el propio paciente ya te está dando el tema principal a trabajar. Todo fluye. Después decido la técnica más adecuada y se la explico. La experiencia me ha enseñado mucho.

 

 

¿Cuáles son los problemas recurrentes que te encuentras?
Muchos temas de relaciones de pareja, desamor, enganches, separaciones. El Amor y las relaciones (padres, hijos, hermanos, amigos) preocupan mucho, al igual que las enfermedades, adicciones, ansiedad...
Actualmente hay muchas personas que vienen a la terapia para mejorar su calidad de vida y ser conscientes de por qué y cómo actúan en diferentes situaciones de su vida. Quieren encontrar motivaciones para superarse día a día.
Hacer consciente el inconsciente; eso es muy bueno porque hace evolucionar al ser humano.

 

 

¿Qué le dirías a quien duda entre ‘‘ponerse’’ o no en manos de un psicólogo?
Jajaja. Que como en cualquier otro campo, hay de todo.
Parece, como ya he dicho anteriormente, que ahora con las terapias alternativas casi hay que pedir perdón por ser psicóloga.
El tener un título no es garantía, pero sí es verdad que sabes que hay un trabajo detrás de cinco años de estudio. Lo importante es que la persona sea coherente y congruente entre lo que dice y lo que hace. Que se recicle y que constantemente salga de su zona de confort.
Tienes que confiar en la persona que te va a guiar, aunque no tienes que entregarle tu poder a ningún psicólogo ni a ningún terapeuta.

imagen

¿Crees que alguien puede mejorar su percepción del mundo, de sí mismo o las relaciones sin crear un espacio de confianza máxima con otro ser humano imparcial?
Es difícil, porque somos seres sociales y todos, en un momento de nuestra vida, necesitamos ayuda de los demás. El sentimiento de pertenencia nos da fuerza, seguridad y éxito. La no pertenencia o soledad hace que lograr el éxito sea más difícil, y si lo logras, tu capacidad de celebrarlo es menor que si perteneces a un grupo. La necesidad de comunicación forma parte del ser humano.
Existen determinadas personas con un destino especial que pueden vivir en aislamiento y en meditación, pero son casos excepcionales.

 

¿Cómo te imaginas en cinco años?
Más feliz, superándome día a día. Aprendiendo cosas nuevas, estando al servicio de los demás a través de la terapia y la ayuda. Mi gran sueño: crear una nueva técnica.
Como proyecto, un trabajo con mujeres para poder cambiar el inconsciente femenino de dolor, sufrimiento y dependencia.
A veces sueño con el premio Nobel, jajaja. Hay que soñar en grande.

 

¿Algún libro te ha cambiado la vida?
Muchísimos, cada uno llegó en el momento adecuado. Me gustan los libros claros y sencillos que lleguen al corazón.

 

¿Cuál o cuáles?
La ley de espejo, de Yoshinory Noguchi
La princesa que creía en los cuentos de hadas, de Marcia Grad
Las mujeres que aman demasiado, de Robin Norwood
El alquimista y Veronika decide morir, de Paulo Coelho
Usted puede sanar su vida, de Louise L. Hay
El maravilloso universo de la Magia, de Enrique Barrios
Las voces del desierto, de Marlo Morgan
El caballero de la armadura oxidada, de Robert Fisher
El Silencio, de Gastar Hernández

Y un sinfín de ellos. Lo difícil es elegir cuáles.

 

¿Algún consejo para nuestros lectores?
Que se abran a conocerse a sí mismos, y así liberarse de viejos patrones repetitivos de dolor y sufrimiento. Para saber a dónde vamos, tenemos que saber de dónde venimos.
Hay que ELEGIR SER FELIZ.

 

 

 

 

LIBROS RECOMENDADOS
imagen
imagen

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas