Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A PEDRO RIBA
Por Emmain
imagen

 

 

Pedro Riba es un hombre que transpira verdad, algo que le hace triunfar como comunicador y tener una legión de seguidores. Desde hace más de dos décadas crea y conduce en la radio ‘‘Luces en la Oscuridad’’, y en televisión lleva ‘‘Tierra de Sueños’’, ambos con su sello y sensibilidad personales. Pedro es un hombre culto, que ha estudiado largos años en la Universidad hasta alcanzar el grado de doctor. Un escritor que con este libro, publicado por Zenith, alcanza el volumen número dieciséis. Un hombre que viaja, que vive, que ama, que mira a los ojos y escucha (sí, él cultiva ese raro arte de escuchar). Siguiendo su labor como entrevistador hemos podido descubrir una persona que, sin ser beligerante, es capaz de ser incisivo si con ello se desvela una verdad o se contribuye a una buena causa.

 

 


No le gusta ser el centro de atención –creemos que por una mezcla de humildad y timidez– y por ello tenemos que agradecer doblemente que nos ceda sus palabras y más por la admiración que ha despertado en nosotros su último libro ‘‘Remedios para el alma’’. Con el subtítulo ‘‘Claves para cultivar la felicidad y sentirse afortunado’’ aporta más de 190 sugerencias prácticas, rescata el sentido común, infunde nuevos bríos a los grandes valores y le da la vuelta a los malos rollos. Nos conecta con las ideas esenciales que allanan el camino que lleva a alcanzar lo más preciado. ‘‘Remedios para el alma’’ es como las barras paralelas en las que se apoyan los pacientes en una sala de rehabilitación. Nos toca a nosotros dar los pasos con el alma dolorida pero con el apoyo de Pedro Riba no habrá buena meta que se resista.

 ¿Qué podríamos destacar de su libro?
Creo que la palabra clave son los valores. Valores para ser mejores personas y entender de forma constructiva lo que sucede a nuestro alrededor. Valores para mejorar, para aprender y para hacer de nuestro paso por aquí una experiencia más agradable y sustancial.

 ¿Qué sentido tiene la vida?
No es cierto que pasemos por este mundo sin más. Al hacerlo generamos vida, la nuestra y la de quienes nos rodean. Influimos y nos sentimos influidos por la educación, la cultura, la familia, los amigos, etc. Hacemos cosas y todo eso forma parte de un bagaje que va con nosotros y que dejamos en este mundo cuando nos vamos.
El sentido de la vida es aprender de todo eso, de cada uno de los minutos que estemos aquí. Pero el sentido también es aprender de nosotros y de los demás. El sentido de la vida es vivir la experiencia maravillosa que nos ha dado la creación.

 ¿Y cómo influye todo ello en el alma?
En nuestro día a día en lo que hacemos y decimos. Para mí el alma es mucho más que la esencia espiritual de la que hablan las religiones. Es el bagaje de lo vivido y aprendido, pero a veces nos toca aprender a trompicones o vivir demasiado deprisa algunos aspectos que entenderíamos mejor si los pudiéramos saborear con más calma.
El alma o esencia se ve influida por el estrés, el miedo a no llegar a no saber, a no estar. Se ve influida por el rencor y la rabia, por el amor y el desamor, por la felicidad, pero también por la envidia y los celos. Todo eso, todas las emociones y la forma que tenemos de canalizarlas, es lo que nos ayuda o perjudica el alma según la manera que tengamos de integrarlo.

imagen¿Cómo nace este libro? ¿Qué le inspiró?
Hace muchos años, fruto de mi trabajo, ya que tengo la oportunidad de conocer a filósofos, investigadores, sociólogos y líderes religiosos. Pero más allá del ‘‘rótulo’’ de lo que es, o era cada persona, siempre me ha interesado saber qué sentía, qué valoraba de la existencia.
Durante todos esos años, las entrevistas, charlas, tertulias y encuentros me han servido para darme cuenta de que a veces los árboles no nos dejan ver el bosque. Y que todos, cada uno desde su vertiente, terminamos por preocuparnos por las mismas cosas: por saber de dónde venimos y a dónde vamos, por saber cuál es el sentido de la vida. Durante todos esos años he ido encontrando sentidos parciales a la existencia, digo parciales porque la totalidad sólo la conoce Dios y él, a diferencia de nosotros, es eterno.
Esos sentidos, a veces eran frases, comentarios o relatos. Todos ellos me han dado puntos de partida para comprender mejor qué era la vida interior y la misión que teníamos en esta existencia temporal y en teoría finita a la que llamamos vida.

Entonces no hay un objetivo o sentido para la vida sino varios…
Desde luego, cada uno tiene que descubrir el suyo. La vida es una oportunidad para aprender y experimentar. Un fenómeno único e irrepetible en cada uno de nosotros. Tú y yo podemos estar aquí mañana, en este mismo plató y repitiendo esta entrevista pero aunque tú hagas las mismas preguntas y yo te dé las mismas respuestas, ese momento será distinto al de hoy. Primero porque tu realidad y la mía serán diferentes, segundo porque tú y yo habremos vivido dos días distintos al de hoy. Habrá otros problemas y otras alegrías, otras circunstancias y otros pensamientos en nuestra mente. Por eso todo es único e irrepetible. Sólo cuando nos damos cuenta de eso y que de cada segundo podemos obtener una experiencia y un aprendizaje, estamos en el camino de encontrar el sentido de la vida.

¿Y qué hay de lo material, los títulos, los objetos, los bienes? ¿Tienen sentido en esta vida?
Sí, porque vivimos en una sociedad que está organizada así y son necesarios para ella y porque en el fondo somos humanos y no divinos y por tanto, necesitamos puntos tangibles de referencia. Precisamos valores a los que apegarnos puntualmente, rótulos que nos identifiquen ante los demás, pero sólo si sabemos diferenciar entre ‘‘tener’’ un rótulo y ‘‘ser’’ el rótulo, seremos más felices.



¿Cómo podemos salir de la rueda del consumismo?
Esta pregunta tiene respuesta con una pequeña reflexión…. ‘‘Estaba preocupado por no tener zapatos, y al mirar tras de mí pude observar que había uno que no tenía pies…’’ Si somos verdaderos buscadores de nuestro crecimiento interior sabremos apreciar el valor de lo que tenemos: un grifo de agua en casa, agua caliente, nevera, etc… el verdadero valor del dinero… No es una pregunta fácil de responder sino se está en el ‘‘Tao’’, en el camino del conocimiento. Podría darte mil palabras, pero no llegarían a tu interior… es un autodescubrimiento.
El verdadero valor es lo que se encuentra en nuestro interior, aquél que si sabemos enseñar, sabrá valorar desde pequeño que no es más feliz quien más tiene sino el que menos necesita… La felicidad no se encuentra en lo material –aunque suene a tópico– preguntar a los niños del África profunda o a otras gentes del tercer mundo qué es para ellos la felicidad, veréis lo que os responden…Las ansias son deseos, necesidades que nos creamos –muchas veces no Reales– que no se cubren por el mero hecho de tener, sino de SER.
Yo no soy sólo escritor, ese es un rótulo. Soy muchas más cosas y tú no eres sólo lectora, además eres madre, amiga, esposa, vecina, etc., etc. Con cada rótulo o personaje aprendemos unos valores y aplicamos otros. Pero cuando caemos en el error de identificarnos sólo con un rótulo estamos incompletos. Por eso creo que es necesario entender que en esta vida tiene sentido lo que tenemos o poseemos, pero también aquello que nos falta. Y tiene sentido tener objetos, bienes, dinero… siempre y cuando sepamos que eso es temporal, que no es para siempre, y que nosotros somos mucho más que lo que poseemos.

Aparte del presentador, usted, ¿qué tienen en común su programa radiofónico ‘Luces en la oscuridad’ y el televisivo ‘Tierra de sueños’?
El presentador de ‘‘Luces en la oscuridad’’ en Punto Radio es la misma persona que el autor del libro ‘‘Remedios para el alma’’, y es la misma persona que presenta en televisión ‘‘Tierra de sueños’’ en Canal 25 TV, por lo que lo que mueve al autor/presentador es, en esencia, el humanismo, la filosofía, el crecimiento personal, la historia, las culturas, la antropología, la religión, la espiritualidad, el animalismo, la ecología. En definitiva, lo que tienen en común todos los programas de este periodista, es que en todos se habla de la preocupación que tengo sobre el género humano. Suelo buscar el lado más holístico en todo mi trabajo, mente, cuerpo y espíritu. Creo que en todos ellos se refleja mi forma de entender el mundo, mi preocupación por la calidad de vida de todo ser vivo (incluido el planeta tierra) y el amor hacia toda persona o cosa que me rodea. Creo que el leit motiv en mi vida, lo que me mueve, es pensar que el día de mi partida (óbito) habrán más cosas buenas en el mundo y yo habré contribuido a que existan…



»  
 
‘‘El sentido de la vida es aprender de cada uno de los minutos que estemos aquí’’
Pedro Riba



¿Quién es Pedro Riba? ¿Qué espera de la vida?
Quien es Pedro Riba, es lo de menos… ahí está mi ‘‘CV’’. Lo que importa es el trabajo que realiza, y lo que dejará Pedro Riba en esta sociedad el día de su partida. ‘‘Venimos sin nada y nos marchamos con las manos llenas de haber creado, construido, ayudado, potenciado, etc... querido, amado, respetado, etc…’’. Ojalá, en ese caminar, en ese trabajo que todos, todos, tenemos, mi aportación a esta sociedad haya calado al menos en una persona. Que mi aportación haya llegado al corazón y a los sentimientos del que andaba perdido –si es que así se encontraba– y haya logrado paz, armonía o simplemente consuelo al que lo necesitara. No sé si es mucho o poco, pero eso es lo que espero de la vida. Evidentemente, una vida cargada de salud y sobre todo Paz, no pido nada más. De ahí que todos mis programas tengan esa ‘‘tilde’’ humana y espiritual… algo que verdaderamente me preocupa. Ojalá podamos dejar huella a los que nos siguen y que aprendan de nuestros errores. Cuántas especies vivas en este planeta precisan que se las respete y cuiden. Si no cuidamos el planeta, el mundo, ¿qué futuro les esperan a nuestros hijos, nietos, etc…?
No hay mejor agradecimiento del que ha hecho las cosas por amor, sirve y sirven a la sociedad y el mundo es un poco mejor –gracias a cada uno– que cuando llegamos.

 Por último ¿a quién está dirigido su libro?
A todo el mundo sin distinción que alguna vez se ha preguntado ‘‘¿qué hago yo aquí?’’. A quien quiera descubrirse a sí mismo y ser mejor persona. A quien esté dispuesto a aprender y no conformarse con ser lo que se le ha dicho que es. A quien desee hallar la dicha de ser mejor persona trabajando en ello. A quien no entiende ciertas emociones o no sabe cómo canalizarlas. En definitiva ‘‘Remedios para el alma’’ es un manual que a mí me ha servido para comprender mejor la existencia y que tal vez puede ser un punto de referencia o de partida para quien, como yo, desea buscar el sentido de la vida y marchar de este mundo sabiendo que estar aquí ha valido la pena.
Pedro, gracias de todo corazón, por la entrevista y por inspirarnos. Seguiremos alimentándonos de esa fuente de valores que es ‘‘tu’’ magnífico libro ‘‘Remedios para el Alma’’, ojalá se convierta en una prolífica semilla de un mayor bienestar.

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas