Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

  Entrevistas
imagen - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENTREVISTA A QUIM VICENT

Por Emmain

 

imagen

 

Quim Vicent es osteópata, psicoinmunólogo, profesor universitario, conferenciante y director de la clínica Arvila Magna y de su escuela asociada. Un hombre joven, atractivo, inquieto, con mucha curiosidad por todo, que combina esa voracidad por saber cosas nuevas con momentos introspectivos y de paz. Nos atiende en su impresionante despacho de la Diagonal barcelonesa y sus palabras van ganando protagonismo al magnífico ventanal modernista que lo enmarca. Tiene muchas cosas que explicar, porque a pesar de su juventud la práctica de la profesión que adora le ha deparado conocimientos que nos incumben a todos. Actualmente está preparando su primer libro.

 

 

 

¿Por qué osteopatía?
Porque es una filosofía de vida. Andrew Taylor Still, padre de la osteopatía, descubrió la importancia de observar el cuerpo humano y respetar las leyes de la naturaleza.
Como médico, defendi
ó que el fármaco no podría ser la base de la medicina, y además pudo enseñar la disciplina convirtiendo la osteopatía en una ciencia muy respetada y no de curanderos, como la querían catalogar muchos médicos de esa época.
Me ha dado, me da y espero que me siga regalando tantas alegrías cada día poder ayudar a las personas. Quizá es el mejor regalo que alguien puede tener, ¿no le parece?

 

»

‘‘No podemos ayudar a los pacientes si no adoptamos una visión integral de la salud y no privilegiamos la escucha’’



Qué va primero, ¿un desarreglo emocional y una mala postura o al revés?
Esto es un ciclo cerrado, la salud es una silla de cuatro patas: postura-boca, salud intestinal-salud hormonal, sistema inmunitario, emociones. Cada persona tiene una base, unos cimientos que están sostenidos por estas patas, cualquiera de ellas puede desequilibrar o perturbar nuestra salud, pero si fallan dos patas nuestra salud caerá seguro. Ahora bien, tal como se postura un paciente podremos saber cómo está a nivel emocional, pero las emociones no sólo pueden ser perturbadas por experiencias vividas y no digeridas, sino también por una mala salud intestinal, donde no pueda generarse un neurotransmisor fundamental para nuestro estado de ánimo, la serotonina, que se fabrica en un 70% en nuestro intestino, y sin ella es difícil ser felices y tener seguridad en la vida.


La maternidad, el parto y la infancia son etapas clave que debería acompañar un osteópata, ¿por qué?
La maternidad conlleva unos cambios muy importantes (a nivel físico, postural, emocional, etc…). La pelvis de una persona es la clave a nivel postural y sufre numerosas presiones y cambios durante el embarazo y sobre todo en el momento del parto. Poder regular la postura de la madre es clave en futuros partos o para la salud en general. En países donde la osteopatía es una enseñanza reglada, la figura del osteópata está en la sala de partos. En cualquier parto instrumental (fórceps, ventosas) la figura del osteópata debería ser obligatoria, igual que en partos de bebés prematuros o los que nacen pasadas las cuarenta semanas, y sobre todo en las cesáreas. Cuando utilizan fórceps, hay zonas del cráneo que pueden quedar en tensión, como por ejemplo un agujerito llamado rasgado posterior de donde sale un par craneal que inerva el aparto respiratorio y digestivo del bebé favoreciendo los cólicos del lactante entre otras cosas. También en los partos por cesáreas, puesto que el conducto de salida no será la vagina de la madre, la microbiótica intestinal del bebé carecerá de la diversidad bacteriana tan necesaria para que tenga un buen sistema inmunitario.
Su primer contacto con las bacterias será a través de la piel, por lo que encontraremos carencia de dos bacterias muy necesarias en la primera etapa de la vida: Lactobacillus y Bifidubacterium.
Todos estos niños tendrán muchas más posibilidades de otitis, bronquitis y todas las ‘‘itis’’ que nos podamos imaginar. Creo que son razones de peso para tener en cuenta la figura del osteópata para intentar ayudar tanto a la madre como al bebé a mejorar su calidad de vida.
imagen

¿También la edad avanzada y los adultos con actividad elevada?
La osteopatía nos permite tratar desde niños recién nacidos a ancianos. Tenemos diversidad de técnicas muy suaves, directas-indirectas, técnicas de escucha de tejido, etc…porque el objetivo es recuperar todas las restricciones de movilidad que existan en nuestro paciente. Por lo tanto está indicada a cualquier persona de cualquier edad, y como un gran preventivo. El ritmo que estamos llevando actualmente es demasiado alto, dormimos poco, comemos rápido, y estamos preocupados la mayor parte del tiempo… no son grandes aliados para nuestra salud. Con la genética que nos ha tocado no podemos hacer muchas cosas, pero con el estilo de vida sí. Todo aquello que se distancie mucho de las leyes de la naturaleza afectará a nuestra salud. Por eso es tan importante no tratar a los pacientes con protocolos establecidos, porque cada persona tiene una historia de vida muy distinta, y debemos tratarlas de manera muy individualizada. Dos personas con hernia discal o fibromialgia, serán tratadas de manera diferente. Dejaremos aparcadas las etiquetas, los nombres de las enfermedades, para tratar a personas.

Reivindicas la escucha. ¿No debería ser un imprescindible en lugar de un rasgo distintivo de tu trabajo?
No sólo reivindico la escucha con los oídos, sino también la escucha con las manos. Me explicaré mejor: la mayor parte de los seres humanos no saben escuchar, fijaos en cualquier conversación, la gente suele responder antes que el otro acabe su frase, es decir que la respuesta está preestablecida independientemente de lo que el otro diga. Tenemos necesidad de ser escuchados. En las primeras visitas intento entender a mis pacientes, sino nunca podrá ser un tratamiento eficaz. Cuando le voy a buscar a la sala de espera, lo acompaño a mi despacho con una mano en su espalda, haciendo la primera escucha y después, una vez acomodado, intento empatizar hasta que el paciente tenga claro que he entendido su problema, es la primera prueba de que el paciente ha sido escuchado. imagenPero lo más importante es la segunda escucha que antes comentaba. La escucha con el tejido del paciente, la intuición y la sensibilidad. Difícil de transmitir a los alumnos, como la conciencia, que a todo el mundo le llega pero no todos la ven, por lo tanto les puedo asegurar que nuestros tejidos hablan y nos dicen todo aquello que muchas veces no sabemos ni que existe. He tenido experiencias maravillosas con el trabajo de escucha, experiencias inolvidables para muchos pacientes que ahora serían mejor testimonio que yo. Una de las cosas que no quiero perder es la humildad que me permite seguir creciendo como osteópata.

¿El conflicto silenciado se transforma en dolor?
Todo conflicto que entra en nuestro cuerpo debería salir de alguna manera. No sólo se puede transformar en dolor, sino en falta de energía, imposibilidad de tener nuevas relaciones, un bajón en el rendimiento escolar o las futuras relaciones de nuestros hijos. Todo está conectado, de hecho el mismo conflicto es el mismo dolor. Lo más interesante es que la vida son momentos, por lo tanto nunca nada es comparable si vives en y para el presente, sólo hay cosas no resueltas porque nos anclamos en el pasado y en el miedo al futuro, y todo esto carga nuestra mochila emocional hasta llegar al desequilibrio físico.



Intuyo que escuchar para ti es también observar los gestos más sutiles y las posturas.

Si, escuchar para mí es fusionarme con el paciente, poner mis manos encima de él/ella y hacer un solo circuito, respetar lo que el cuerpo necesita sin alimentar nuestro ego de hacedor para cambiar la salud. Nosotros no cambiamos nada, sólo damos la información necesaria para que el cuerpo cambie por sí solo.



imagenEl intestino se está convirtiendo en la estrella de nuevos enfoques terapéuticos. ¿Por qué?

Porque nuestro sistema inmunitario depende en la mayor parte de él. Es fundamental para solucionar las enfermedades autoinmunes, psoriasis, fibromialgias, fatigas crónicas y todo tipo de alergias. Si somos capaces de mejorar la permeabilidad intestinal todas las alergias llegan a su fin.



¿Cómo lo valoras?

Es fundamental para poder ayudar a mis pacientes. Hace doce años, desde que el Dr. Stephan me adoptó como su discípulo, que le doy importancia al intestino como segundo cerebro. De hecho, en muchas hernias discales sólo rehabilitando el intestino la sintomatología discal desaparece.



¿Cómo se complemente la osteopatía (que tendría que significar tratamiento de las enfermedades óseas) con la llamada osteopatía visceral?
Unos de los principales fundamentos de la osteopatía es que la estructura gobierna la función, es decir, que todo nuestro cuerpo tiene que estar en equilibrio, tanto nuestros huesos como nuestras vísceras para que puedan desempeñar su función. Te pongo un ejemplo: si tenemos la cuarta costilla bloqueada, podemos tener taquicardias, si nuestro hígado no tiene una correcta motilidad (movimiento inherente de la víscera) no podrá desempeñar sus múltiples funciones. Cuando estudiamos osteopatía la dividimos en estructural, visceral y craneal, pero hacer una buena osteopatía es integrarlas entre ellas para poder equilibrar a nuestros pacientes, sea cual sea su disfunción.



¿En qué consiste?

Recuperar la movilidad y la motilidad de las vísceras para que puedan desempeñar correctamente sus funciones.imagen



¿Recolocas los intestinos?

El trabajo visceral es importantísimo dentro de la osteopatía, muchas lesiones musculares o articulares son de origen visceral.


¿Cambias dietas?
A parte de osteópata soy psiconeuroinmunólogo, así que puedo ayudar al paciente en su alimentación y suplementación. De todas formas, dentro de mi equipo tengo médicos nutricionistas por si es necesario revisar sus dietas.





¿Puedes decirnos tres libros que te hayan marcado vivamente, sean o no profesionales?

Cuando empecé con Michel Stéphan, él me regaló un libro que se llama La biblia de la salud, que supuso un cambio, no por el libro, sino porque fue como un punto de inflexión en aquel momento de mi vida. Después han aparecido otros muchos libros. Me leí todos los libros de Eckhart Tolle cuando descubrí el tema de conciencia, de sentir, de luz… los leí todos de un tirón. Y ahora en la mesita de noche tengo un montón de libros para leer, la gran mayoría de ámbito profesional, de los intestinos, de posturología… Estoy en esa línea y sigo comprando libros compulsivamente hasta llenar la mesita de noche, que en breve tendré que ampliar… Leo antes de irme a dormir, a veces menos por el cansancio. Me gustaría tener tiempo para otro tipo de lecturas, ya llegará, pero ahora mismo me apasiona mi trabajo…



Para acabar, danos un consejo para ser más felices...

Aceptación, hay que tener claro que todo pasa por algo y cuanta más resistencia presentes peor será para tu salud… Siempre, en todas las emociones, hay que pensar que todo pasa, tenemos que sonreír y ser felices. Para mí la felicidad es disfrutar, la vida son momentos En la sala de espera tengo esta frase en la pared: ‘’la vida son momentos’’… Y es cierto, el momento anterior no existe y el futuro no ha llegado aún, la vida es un presente, y si la vives con la máxima intensidad, la vives con muchísima felicidad. Luego hay ciertos obstáculos para ser felices, claro, pero hay que saberlo y debemos respetar los tiempos de duelo, pero no debemos ir arrastrando, hay que disfrutar cada momento.



Estamos seguros de que volveremos a saber mucho y muy bueno de este gran profesional que tan cordialmente nos ha tratado.

 

 

 

 

 
imagen 
Ver índice de Entrevistas