Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

HEMEROTECA- Tomo III
VOLVER A HEMEROTECA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

OCTUBRE 1975 – Año IV – Núm. 35

 

SIMBOLOGIA

LA MANO DE FATIMA

 

SIMBOLO DE FECUNDIDAD

El presente artículo nació al observar que muchas personas, por lo general jóvenes y algo hippy, lucían en el cuello la llamada ‘‘mano de Fátima’’. Al preguntarles porqué la llevaban y si sabían su significado, ninguno, absolutamente ninguno, supo responderme. Me decían ‘‘La llevo porque dicen que trae suerte’’. ‘‘Porque me gusta’’. ‘‘Pues… no sé…’’, etc. etc.

 


¿Qué quiere decir traer suerte? ¿Qué es o representa la mano de Fátima? ¿De dónde procede? ¿Es árabe como muchos piensan? Muchas preguntas para una cosa tan pequeña y delicada. Esto justifica el presente estudio y el esclarecimiento de tantas dudas.

 


La mano de Fátima es, hoy, un simple amuleto que está de moda. El amuleto no trae suerte, sólo protege. El talismán sí da la suerte porque actúa.

 


Cuando los fenicios orientales se establecieron en el Norte de Africa fundaron, por los años de 814 antes de J.C., la ciudad de Qart Hadasht, o sea, la Ciudad Nueva, que en nuestra lengua conocemos como Cartago. Allí floreció, o siguió floreciendo, la cultura, el comercio y la potencia fenicia, llamada, desde entontes cartaginesa.
Los dioses de la madre patria se siguieron venerando en Cartago pero una nueva diosa, descendiente de Astarté, la diosa principal y que se la adoraba como compañera de Baal-Hamon, el gran dios, y que los romanos identificaron con su Juno por lo tanto diosa de la luna y de la fecundidad, ocupó el corazón de los nuevos fenicios: Tanit.
Asimilada a Artemisa o Hera griega, Tanit, era como ellas diosa de la fecundidad, aunque también era simplemente la Gran Madre conocida por el nombre de Asherat.
Tanit se representaba en las estelas con el disco del planeta Venus y el creciente lunar. También era su representación un simple triángulo provisto de cabeza y brazos levantados.

 


Otra representación era una mano, a veces con seis dedos, significando el sexto sentido.
Como señora de la fecundidad tenía además los atributos de la granada, la paloma y las espinas de trigo que representaban la plenitud de la Naturaleza.
La mano y la paloma también fueron símbolos asociados, en el cristianismo.

 


Localizado ya el símbolo de la mano de Fátima como emblema de Tanit, tenemos también que el signo primeramente descrito de los brazos levantados, no es más que el signo de Ka, o Doble, o Sombra, de los Egipcios, o sea, el símbolo arcaico de la vida. Símbolo de importación que los Fenicios hicieron propio.
Por ser Tanit diosa de la fecundidad y al ser la mano –la mano de Fátima– su símbolo, tenemos que esta mano es símbolo de fecundidad.
¿Quién era Fátima? Fámima era hija de Mahoma, nacida en La Meca en el año 606 de nuestra era –o sea muchísimo tiempo después e que la mano a quien dio nombre fuera ya famosa–, y en quien los árabes vieron como propietaria de la célebre mano. Al principio el amuleto se confeccionó sólo en plata pues el Profeta prohibió los demás metales a tal efecto.

 


La secta de los chiitas cree que los cinco dedos de la mano de Fátima simbolizan a los cinco grandes personajes de la familia del Profeta: Alí, Fátima, Hassan, Hussein y el propio Mohamed.
Igualmente se asimila a la Ley de los mahometanos porque, al igual que ella, la mano tiene cinco dedos con tres falanges cada uno, menos el pulgar que tiene dos, y la Ley contiene cinco dogmas, cada uno con tres modificaciones, menos el primero que sólo tiene dos.

 


La mano es buena defensa para el mal de ojo, y por ello debe colgarse del cuello a los recién nacidos, y las mujeres lo llevan como alhaja. Igualmente se pinta en la puerta de las casas, en los coches y camiones, y también en los templos, como en el de Santa Sofía en Constantinopla, y en la puerta de la Torre de Justicia de la Alhambra de Granada.
Por lo tanto, y en resumen, la mano de Fátima es el símbolo de Tanit y alude a la fecundidad. Se hizo famosa con la hija del Profeta, pero llevaba ya más de mil años de actuación protectora. La verdad es que la mano en sí es mágica desde los primeros tiempos de la humanidad.
En la cueva de Cabrarets, en Lot (Francia), se ven unas pinturas rupestres de animales con manos colocadas encima de sus cuerpos, para aprisionarlos y dejarlos inermes e indefensos en el momento de la caza, y así lograr que ésta sea fructífera.

 


Igualmente aparecen innumerables manos dibujadas en las paredes de la cueva del Castillo (España). En la cueva de Gargas, las manos aparecen con uno o varios dedos cortados o cerrados.
Posteriormente y en culturas de muy distintos tipos y procedencias, la mano siguió teniendo un gran valor para alejar el mal de ojo y como representación de sacrificios propiciatorios. En Egipto se usaba un amuleto que representaba una mano con sólo dos dedos y que posteriormente volvemos a encontrar en los gestos o mudras de la China y de la Indica y el gesto de bendición entre los católicos.

 


También en Egipto se usaba la mano con el dedo anular insertado entre los otros dedos doblados. Este gesto es de fecundidad, ya que el pulgar es el falo que se inserta en la vulva. Igualmente este gesto conjura el ‘‘mal de ojo’’. Se conoce con el nombre de gesto de ‘‘higa’’.
Para terminar esta exposición de las manos, es bueno saber que la mano ‘‘cornuda’’ no es difamatoria como hoy se cree sino que se usaba para defenderse del demonio.

 

F. FERRER VIVES

 

 



Volver a Hemeroteca