Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

KARMA ESTUVO ALLÍ
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 

La dieta alcalinizante no sólo es estética, es salud

Texto y Fotos: Emma In

Conferencia de Jenny Ildiko

 

¡En qué pocas ocasiones acaba una conferencia con la comisura de los labios manchada de verde y relamiéndose! Así ha sido en esta ocasión, en que hemos asistido a una amena charla divulgativa sobre las virtudes de la dieta alcalinizante. Este tipo de dieta, que prescinde de los alimentos de origen animal y de las cocciones agresivas, se presenta como la nueva panacea del bienestar y el equilibrio ponderal. No son pocas las famosas que han sido captadas por los paparazzi con un batido de aspecto desalentador pero de fantásticos resultados.

 

Pero permitidme que empiece por el principio. La ponente Jenny Ildiko es una húngara escultural que se vio forzada a cambiar su estilo de vida a causa de una enfermedad. La sucesión de problemas dermatológicos que sufría no encontraba solución en la consabida medicina alopática. Así que haciendo caso de ese viejo proverbio hipocrático que reza ‘‘Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina’’, se introdujo en una forma radicalmente saludable de alimentación.

 

Tuvo la suerte de que en Budapest trabaje una gran experta: la profesora Gitta Lénárt. En un curso intensivo en la prestigiosa Academia de la Comida Cruda fue incorporando los secretos de una dieta que le libró de los síntomas indeseables de una alimentacióninapropiada. Como la consultora explica, debemos consumir alimentos alcalinos que no exijan del cuerpo un consumo de calcio, magnesio o potasio que a éste hacen falta para modificar el pH. Una alimentación convencional donde predominan los alimentos acidificantes (que no son necesariamente los alimentos ácidos) obliga al cuerpo a valerse de minerales preciosos para neutralizar el impacto. Sin estos minerales en su justa proporción, nuestros huesos, músculos y depósitos de grasa sufren las consecuencias.

 

‘‘La sobreexposición a los alimentos acidificantes sobrecarga a los órganos de excreción, que a veces, impotentes, no pueden más que enfermar.’’

 

Algunas formas de cáncer, la hipertensión, la artrosis, la artritis, muchas enfermedades cardiovasculares ygastrointestinales… es decir, las dolencias que más amenazan la vida occidental, son consecuencia directa o indirecta de una dieta inapropiada que abusa de alimentos de origen animal, de cereales y azúcares refinados y de cocciones excesivas.

 

 

Algunos equiparan la dieta alcalinizante al crudiveganismo. El crudiveganismo consiste en alimentarse de ingredientes vegetales y minerales elaborados por debajo de los 42º celsius de cocción, de manera que se conserven todas las propiedades y a la vez sean variados y sabrosos. La frutas, las verduras, las legumbres, las semillas, las especias, las sales e incluso las algas pueden ‘‘cocinarse’’ de muchas maneras creativas y gustosas que las hacen perfectas para contribuir a la plenitud del sistema inmune, la vitalidad, el tono y, ¿por qué no?, una buena línea.

 


Otro elemento que remarcó la traductora y conferenciante fue que los ingredientes que podemos elaborar (rayándolos, batiéndolos, deshidratándolos, prensándolos o en la termomix) deben ser ecológicos y de proximidad. Cuanta mejor calidad tenga el producto ymenos haya sido sometido a intervenciones sobre su genética y su crecimiento más y mejores beneficios tendrá sobre nuestra salud. Debemos abandonar los prejuicios, la ignorancia que nos impide ver las infinitas posibilidades de lo verde como alimento apetecible, no sólo como alimento de prescripción.

 

Sabemos positivamente que las grasas y las proteínas animales están obturando nuestras arterias y nuestras venas. Somos consumidores frecuentes de pastillas y medicamentos que compensan torpemente algo que en realidad servimos cotidianamente en nuestro plato. Pero no se trata de culpabilizarnos sino de darnos la oportunidad de descubrir un nuevo universo de sabores y recetas que nos mantendrán alejados del médico y reconciliados con nuestro espejo. La propuesta se basa en incorporar de manera progresiva conocimientos y hábitos que transformen a medio plazo nuestra cultura culinaria y nuestra ingesta habitual. Jenny confiesa que no es amiga de los extremos y que se permite alguna excepción, pero en lugar de alimentarse de verde excepcionalmente como solemos hacer la mayoría, su excepciónconsiste en tomar algún alimento cocinado más allá de los 42º.

 

‘‘Según el Dr Robert Young, el envejecimiento no es otra cosa que la acidificación del organismo’’


En realidad si lo pensamos no es tan complicado. Se sabe de muchos casos en los que un único miembro de la familia ha conseguido ser imitado por todo el resto ansioso por gozar del peso, aspecto y vitalidad que es común entre las personas que siguen la dieta alcalinizante.

 


En el turno de ruegos y preguntas recogimos dos inquietudes principales: la primera, sobre la simplicidad de acceder a estos alimentos, y la segunda, sobre si pueden significar un detrimento de la energía entre susconsumidores. En el primer caso Jenny reconoció que efectivamente llevar a cabo una dieta alcalinizante exige una planificación y una buena actitud hacia la renovación del estilo de vida. El tupperware en microondas debe ser sustituido por una receta en la que los alimentos sean elaborados al momento, pero cada vez son más laspersonas que de manera creativa sustituyen la comida ‘‘muerta’’ por otra llena de vitalidad. Tal vez basta con no hacer una comida tan fuerte al mediodía y dejar para la media tarde un menú más completo. Esto enlaza con la segunda cuestión: no sólo con la dieta crudivegana no te falta energía sino que aumenta la vitalidad pues el cuerpo no debe invertir tanto en excretar toxinas y equilibrar el pH. La propia Jenny afirma que gracias a la dieta ha podido reducir el número de horas de sueño que necesita para despertarse fresca y descansada. Entre el público se encontraba un ciudadano de origen francés que practica deporte intensivamente y con regularidad y dice que ha aumentado su rendimiento desde que sigue este tipo de dieta.

 


No es lo mismo retomar el trabajo en la tarde tras un puchero o un menú de tres platos que tras un delicioso combinado de verduras y legumbres y unos tentempiés que mezclan frutas y verdura. Ciertamente las personas que afirman seguir este régimen lucen un aspecto muy saludable. Con ellos y otros asistentes brindamos con un maravilloso batido verde.

 

 

 

Como primicia nos han dicho que todo parece encaminado a publicar un nuevo libro sobre la alimentación alcalinizante, y por tanto podremos disfrutar de más recetas sorprendentes por su buen gusto y su potencial sanador. Brindaremos en la nueva convocatoria, en la presentación del nuevo libro, mientras nos vamos haciendo expertas en elaborar las sopas, batidos y refrescos del libro Bebidas Alcalinizantes.

 

 


LIBRO RECOMENDADO
imagen

 

Ver índice de Karma estuvo allí