Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito Nueva Humanidad TV
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

KARMA ESTUVO ALLÍ
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Imaginaros la frustración que puede sentir un cronista cuando tiene que enfrentarse a la necesidad de reflejar lo que no puede expresarse con palabras. Pero no, porque escuchar ciertas cosas e impregnarse de la sabiduría de cierta gente precisamente te aleja de ese sentimiento.
(Por Emma In: texto y fotos)
BARCELONA INSPIRA CONCIENCIA, 9 DE MAYO DE 2010
Acabó el evento con una palabra: plenitud. No fue una palabra, fue un sentimiento.
Pero empecemos por el principio: la ONG Spiritual Vision y Alambar Sinapsis son los responsables de las jornadas Inspira conciencia nacidas para auspiciar esperanza y ‘‘reflexionar de manera conjunta sobre diversos temas de interés social’’.
En este caso se proponía la búsqueda de las claves para responder a la pregunta de cómo vivir psicológicamente y emocionalmente en tiempos de crisis. Y el reto de alcanzar una voluntad sostenible.
En el Auditori de Barcelona, en la sala 1 con capacidad para más de 2.000 personas, todas, como una sola, escucharon atentas lo que los ponentes tuvieron que decirles. Repitieron de la anterior ocasión el presentador Adrià Font y el moderador del diálogo Xavier Guix. De nuevo se ofreció un formato mixto en el que la música y el diálogo fueron los protagonistas. Sin desmerecer la presentación y la inspiradora meditación que dirigió Miriam Subirana. Poco más de tres horas llenaron de sentido ese y muchos otros días, porque lo compartido trasciende el momento.

La habilidad de Guix es de sobra conocida, porque además de psicólogo y escritor, participa en varios medios de comunicación y en seminarios de crecimiento personal. Todo ello con gran desparpajo y no poco buen sentido. De algunos de sus textos publicados por Granica, uno puede extraer pensamientos que son tan efectivos como simples.
Guix puso desde el minuto cero del diálogo su capacidad de alimentar una conversación para que sea productiva. Comentó que la sostenibilidad de la voluntad tenía que ver con la prolongación en el tiempo. Algo que nos es tan poco habitual como el compromiso, como el esfuerzo y como la capacidad de aceptación del dolor y de la crisis. Fue Xavier Guix quien tras la pausa se hizo eco de las preguntas que los asistentes habían podido hacer llegar anteriormente a través de la página web.
Álex Rovira y Sesha, Sesha y Álex Rovira forman una magnífica ‘‘pareja de diálogo’’, si es que eso existe. Acostumbrados a que se llame ‘‘diálogo’’ a los monólogos entrecortados e interrumpidos con reciprocidad, fue maravilloso escuchar un verdadero diálogo donde ambos destacaron, sin dejar atrás a un Guix siempre despierto.
Álex Rovira es un hombre con una formación académica de alto nivel en el ámbito de los negocios, es consultor de empresas y tiene un enorme talento para explicarnos las cosas a modo de fábulas. Los siete poderes, La brújula interior, La buena vida, La buena crisis, El laberinto de la felicidad y el último El beneficio son ejemplos de su buen hacer y la aportación a una manera mejor de afrontar lo que somos y lo que vivimos. Álex Rovira es un hombre familiar, con un aire cercano, que demostró saber mucho de compartir sus reflexiones con una gran audiencia. Demostró mucho respeto por Sesha, al que no dudó en llamarle maestro. Exhibió también complicidad con él y un fresco sentido del humor.
''Hay que salir del armario espiritual''
Sesha, Iván Oliveros, es alguien menos conocido pero sin duda alguien a quien merece mucho la pena escuchar y leer. Un Maestro. Este hombre tranquilo, de origen colombiano, es maestro de meditación y de pensamiento oriental, en concreto de las enseñanzas llamadas Vedanta Advaita. Que lo exótico del nombre no haga pensar que se trata de disfrazarse de yogui o de evocar algo lejano, porque lo que Sesha propone es lo más radicalmente cercano al aquí y ahora de cada uno que existe. De todo ser humano, de cualquiera. El instante auténtico desprovisto de historia y vivido con una intensidad irrepetible, porque cada instante es único. A ello se llega con la meditación, según nos cuenta. La meditación promueve una experiencia extraordinaria que nos dota de un acercamiento sin retorno a otra forma de vivir la realidad. ‘‘La meditación como el lugar en que la atención se posa en sí misma ininterrumpidamente, allí la realidad se manifiesta distintamente, como no dual y los pensamientos que nos articulan como personajes alejándonos del ‘sí mismo’ desaparecen’’.
Sesha hace una propuesta revolucionaria, un cambio de paradigma y tiene como puente en este diálogo a Rovira, quien nos habló sin edulcorantes de la necesidad de la aceptación de lo que no podemos cambiar. De alguna manera no podemos cambiar la situación pero sí optar por convertirla en una oportunidad. La crisis nos habla del dolor, la fragilidad, la humildad. Cambiando nosotros mismos es como afrontamos la crisis.
Es el conflicto una fuente de crecimiento. Estuvieron todos de acuerdo en afirmar que la crisis la generamos nosotros mismos para llegar a la certeza, la presencia, la Conciencia.
Afirmó Rovira que la etimología nos daba pistas, ‘crisis’ comparte raíz con ‘crítica’, ‘criterio’, ‘Cristo’, ‘crisálida’, y significa momento de inflexión. Poco después nos dijo: ‘‘La crisis representa un duelo y por tanto lo afrontas al inicio con la negación, la negociación teñida de rabia, luego la tristeza y tal vez la depresión, finalmente, comprendes, aceptas, agradeces y se da el renacimiento’’.

Pero Sesha fue un poco más allá añadiendo que el dolor y el tiempo no son tan necesarios para comprender como nuestra tradición masoquista nos hace creer. Que no se trata de huir de ellos pero que no nos constituyen. La Conciencia está tan a mano como el aire que respiramos. Que ser consciente, ese Sí mismo, está siempre a disposición con naturalidad. Nadie enseña a comprender, como nadie enseña a amar, porque son ambas cosas naturales. Los recursos habituales para afrontar los avatares de la vida son la razón, las emociones y el instinto, los tres se suman para reaccionar, pero no para realizar la síntesis instantánea que es la comprensión.
Por otro lado, dijo, se ha entronizado la memoria pero no la usamos cuando debemos: porque nos pasamos la vida evocando momentos en los que no estamos e ignorando la calidad de cada instante. Por eso a veces al despertarnos sentimos angustia, porque no estamos en ese dulce momento de saberse vivo y se evocan todos juntos momentos aún no vividos que aparentemente reiteran momentos ya experimentados… ‘‘Convertimos los instantes en lo que no somos, vivimos en el allí, en el entonces’’.
‘‘Inefable’’
(Del lat. ineffabilis, indecible).
1. adj. Que no se puede explicar con palabras
(según la RAE).
Y Álex Rovira asentía diciendo: ‘‘el pasado y el futuro son las sedes de la enfermedad’’. ‘‘La memoria crea la historia de que somos yo y crea una identidad que confundimos con nosotros mismos, esa identidad que no es la persona es el personaje’’, acotó Guix. Como en una coreografía improvisada por grandes bailarines los tres creaban conocimiento.

Rovira nombra a Buda, a Viktor Frankl, asegura que lo único que no pueden arrebatarte es tu talante antes los sucesos: tu libertad para elegir tu actitud ante lo que te acontece como vía para llegar al lugar al que Sesha nos invita, un lugar en que reina el presente.

Se hizo referencia a la necesidad de que la pedagogía respetase las habilidades naturales de los niños para no acabar aplastados por las etiquetas. Para no perder cualidades que nos son intrínsecas y que con la actual educación son relegadas. Los niños saben vivir el presente. Rovira afirma que los niños son grandes maestros, que están ahí para que nos enfrentemos a los propios límites.
Como es la impotencia que sienten los padres cuando ven enfermos a sus vástagos. El aprendizaje musical es una recomendación que hace Sesha para potenciar lo que el actual planteamiento académico obstruye. La crisis nos señala que algo no estamos haciendo bien, que no sabemos dar las respuestas adecuadas y que una formación apropiada nos daría, en treinta años, un mundo distinto.

Denuncian también la tendencia al catastrofismo y los intereses comerciales que se esconden en la difusión de las malas noticias. Se quejan de que hay una ‘‘victimitis’’ generalizada que opta por una actitud pasiva.
También queda claro que no se puede exigir un crecimiento infinito a un planeta finito que merece una redistribución de los recursos. Guix constata que encuentra más personas dispuestas a ‘‘sanar’’ a los demás que a realizar las tareas que mueven el mundo. Parece que cuesta sacar a la luz las buenas noticias que apuntan a un cambio de conciencia. Hay que ser valientes y promocionar esas iniciativas particulares que uno lleva a cabo para expandir su conciencia.
Son muchas las cosas de las que se habla. Pero de alguna manera, llegado el momento, aparece un instante de silencio, un instante en que se experimenta la plenitud, se ha dado las gracias a la audiencia y ponentes, se sienten plenos, se produce un fenómeno inusual… algo inefable.
Después del diálogo la música llenó la gran Sala Pau Casals y los presentes nos fuimos a casa distintos. Habíamos vivido algo inefable. Gracias a los organizadores por el encuentro y les prometemos volver.
Ver índice de Karma estuvo allí