Hola, Invitado (Particular)
TU CARRITO   TOTAL: 0,00 €
Carrito
Sección actual: INICIO

REVISTA DIGITAL PRODUCTOS KARMA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
MAGIA EN TUS CABELLOS
El cabello es parte del hombre desde siempre. Ya sean largos o cortos, de colores o canos, con rizos o lacios, en abundancia o en ausencia, hombres y mujeres a lo largo de la historia, han peinado de las formas más curiosas sus melenas, según determinados mandatos culturales. Porque el pelo, además, han sido desde indicadores de la salud o del vigor sexual, hasta un marca del estatus social. Por supuesto, el pelo también ha sido una gran fuente de leyendas, portador de almas y poderoso elemento mágico o ritual.

SABER MÁS - Artes Mágicas


La calvicie, por su parte, fue considerada como un signo de desgracia y mala salud en prácticamente todas las culturas, aunque se creía que podía llegar a revertirse por medio de la oración y el arrepentimiento.
Entre las tribus guerreras, podemos comprobar que uno de los apelativos de los galos rebeldes que luchaban contra los romanos era “La Galia Peluda”. Para demostrar su rebeldía y sus ansias de libertad, los feroces guerreros dejaban crecer su pelo sin cortárselo. Tiempo más tarde, en Francia se decretó la obligatoriedad de cortarse el pelo, aunque fue más por higiene que por una cuestión de modas. De esta forma, solamente los nobles (reyes y príncipes) conservaron el privilegio de llevar el pelo largo, un estilo que se convirtió en símbolo de poder. Los plebeyos podían ser incluso castigados si llevaban su cabellera demasiado larga.
*Como ambientador: Los conos y las barras de inciensos combustibles permiten dotar de aroma a cualquier habitación.

*Para el baño o la ducha: Las sales de baño aromatizan el agua de una manera muy delicada. El ritual de tomar un baño implica que, en esta ceremonia, el ejecutante se impregne con los aromas que desprenden las sales mezcladas en el agua. Es una buena manera de que el cuerpo capte sus propiedades mágicas.

*Inhalación
: Si lo que se busca es un efecto directo, lo ideal es la inhalación del aroma deseado. De esta manera, la fragancia entra sin mediación en el cuerpo, lo que permite alcanzar inclusive estados avanzados de la consciencia. Por supuesto, siempre hay que sacar el producto del envase en que viene, y depositarlo en cuenco antes de inhalarlo.

*Sahumerios: Esta es la forma indicada para realizar una hoguera pequeña y sin riesgo en casa, con el objetivo de que produzca humos aromáticos en cantidad, pero que seamos capaces de mantener bajo control. Con su uso se alejan las energías negativas y se purificar el ambiente.
El cabello ha sido útil para identificar ciertos aspectos (desde la clase social hasta la salud) de su portador o portadora, pero cada cultura le ha asignado un significado distinto en cada época.
Durante la Edad Media, los hombres llevaban el pelo largo pues se interpretaba que su portador tenía valor, coraje y virilidad. Para las mujeres, por el contrario, llevar el pelo largo y suelto significaba que eran adeptas a la lujuria y al libertinaje. Tanto es así que las leyendas de sirenas solían contar que éstas pervertían a los hombres gracias no sólo a sus dulces cantos, sino también a sus largas cabelleras.
En los pueblos germanos se creía también que el cabello largo para los hombres era signo de fuerza y valor. Consideraban que quien llevaba el cabello largo era un hombre libre y, por lo tanto, valeroso, varonil e intrépido. En esa cultura, a los condenados y a los esclavos se les rapaba la cabeza a cero, para significar con ello que pertenecían a una clase más baja.


EL SACRIFICIO DEL PELO
La cabellera también se ha usado como muestra de dolor, pérdida de energía o entrega a la fe. El llamado “sacrificio del cabello” está presente en muchas culturas. Por ejemplo, en la cultura cristiana medieval, cuando los monjes entraban en una orden debían raparse completamente, mientras que las mujeres que ingresaban en un convento se deshacían de sus melenas para demostrar renuncia a los placeres materiales de que gozaba el resto de la sociedad. En general, las novicias cortaban sus largas trenzas y las entregaban al comenzar la vida monástica.
El largo del cabello también tenía sus símbolos. Según una antigua crónica, “los largos cabellos que cubren el cuerpo de los penitentes hacen innecesaria la suntuosidad de un vestido”. Dos santas, Inés y María Magdalena, son representadas desnudas en ciertos romances antiguos, pero púdicamente cubiertas por su larga cabellera, al mejor estilo de Lady Godiva.
El caso de los ermitaños a finales de la Edad Media también es curioso, ya que no se acercaban a las poblaciones más de una vez al año, y lo hacían para cortarse el cabello como símbolo de purificación.
CORTE Y PEINADO
El corte y el peinado también son muy simbólicos, y han tenido diferentes significados según las culturas. En Oriente, por ejemplo, el hecho de peinar el cabello de la pareja se interpreta como un preludio para el acto sexual. Ello es así porque sus creencias indican que los cabellos simbolizan el alma y su esencia.
En Vietnam se creía que la fuerza del individuo estaba centrada en el pelo, y por ello tanto el corte como el peinado se hacían con sumo cuidado. Se consideraba que un tirón brusco podía producir malas vibraciones, y se creía que si algunos cabellos caían al suelo en mal lugar, al peinar o al cortar, podía ser perjudicial para su propietario.
En una civilización el Antiguo Egipto, los niños solían usar un mechón largo y ondulado que caía sobre la parte derecha de su cara. Los sacerdotes, por su parte, demostraban su erudición, sacrificio y dignidad rapándose cabeza, y los jóvenes guerreros llevaban cabellos largos y ondulantes en señal de hombría y potencia.
El corte del cabello también fue siempre mágico. En ciertas zonas de la antigua Germania se consideraba que no había que cortar el cabello de los niños hasta que tuvieran al menos un año, pues ello podía condenarlos a tener mala suerte en la vida.
En la cultura árabe, era común que las mujeres se arrancaran los cabellos para demostrar su dolor por la muerte de un ser querido. Y en ciertas tribus de Oceanía todavía hoy cortan sus cabellos por la misma causa. En cambio, en algunos pueblos de Papua Nueva Guinea, frente al mismo acontecimiento, deciden no cortarse nunca más el pelo y dejarse crecer largas melenas en señal de duelo. 

CABELLOS Y MAGIA
En muchas culturas se considera que los cabellos encierran el espíritu humano. Por ello, para practicar la magia relacionada con el pelo, suele realizarse un corte ceremonial, y luego se guardan los mechones.
Los mechones de pelo se utilizaban en rituales mágicos de muchas y variadas culturas. Una receta mágica muy habitual que requiere de mechones se utilizaba para amarrar, y lleva el nombre de “Nudo de los cabellos” o “Atadura de cabello”. Para realizar este conjuro se debía formar un mechón y llevarlo a un lugar mágico, como un bosque o una cueva. Este arcaico ritual asegura que si pedimos con intensidad ser correspondidos por quien amamos mientras realizamos pequeños nudos con un mechón de su cabello, conseguiremos su favor.
En tiempos más cercanos, la relación con el pelo también estaba muy extendida. Durante el siglo XIX se acostumbraba a portar dentro de medallones colgados al cuello un mechón de los seres queridos, y todavía hay gente que conserva la tradición, para obtener así buena suerte y conseguir protección para la persona amada.
Ver índice de esta sala
Ver índice general de Saber Más
>>En la cultura cristiana medieval, cuando los monjes entraban en una orden debían raparse completamente, mientras que las mujeres que ingresaban en un convento se deshacían de sus melenas para demostrar renuncia a los placeres materiales de que gozaba el resto de la sociedad
>>Se consideraba que un tirón brusco podía producir malas vibraciones y por ello tanto el corte como el peinado se hacían con sumo cuidado.